Esposas fugitivas de los terroristas del ISIS dicen que no les importaba que sus maridos decapitaran a sus prisioneros, pero si que gastaran grandes sumas de dinero en maquillaje para sus esclavas sexuales.

Las niñas miran libanés Nour Al-Huda, esposa de un ex combatiente de Estado Islámico, en un campamento para personas desplazadas en Ain Issa, al norte de Raqqa, Siria

Las niñas miran a la mujer libanesa, Nour Al-Huda, esposa de un ex combatiente del Estado Islámico, en un campamento para personas desplazadas en Ain Issa, al norte de Raqqa, Siria

Las esposas fugitivas de los terroristas del Isis han hablado abiertamente acerca de sus matrimonios compartidos con las esclavas sexuales.

Con muchos de sus maridos muertos o capturados, y mientras las fuerzas respaldadas por Estados Unidos rodeaban Raqqa, la antigua “capital” de facto del Isis, algunas de las mujeres han escapado a un campo de refugiados en la pequeña localidad de Ayn Issa, a 30 millas al norte. La mayoría son de origen extranjero y están desesperadas por encontrar la manera de volver a casa.

Jenan Moussa, una reportera de un canal de televisión árabe, se ha reunido con estas “amas de casa desesperadas de Raqqa” y ha revelado sus pensamientos más íntimos a través de tweets y un video.

(De izquierda a derecha) tunecinos Khadouja al-Humri, Iman Othman y libanés Nour Al-Huda, esposas de los ex combatientes estado islámico, se sientan con sus hijos en un campamento para personas desplazadas en Ain Issa, al norte de Raqqa, Siria 21 de de junio de

(De izquierda a derecha) las tunecinas Khadouja al-Humri, Iman Othman y la libanesa Nour Al-Huda, esposas de los ex combatientes del Estado islámico, que se sientan con sus hijos en un campamento para personas desplazadas en Ain Issa, al norte de Raqqa, Siria 21 de de junio de 2017

Siete de las mujeres hablaron con Jenan Moussa, a medida que pasaban el tiempo con sus niños cuyos padres están muertos o en la cárcel.

La periodista se sentó y habló con mujeres de Daguestán, mujeres libanesas, tunecinas, sirias que tenían esposos franceses, de Malasia, Túnez y Turquía.

El mundo exterior se ha horrorizado por la barbarie del Isis, pero las mujeres estaban más preocupadas por la cantidad de dinero gastado por sus maridos en lápices labiales para las esclavas sexuales que fueron capturadas de la comunidad yazidi en el norte de Irak.

Jenan Moussa sentado con las esposas ISIS y niños en el campamento de desplazados en Siria

Jenan Moussa sentada con las esposas de los terroristas del ISIS y sus niños en el campamento de desplazados en Siria

“Hubo mucha tensión entre las esposas y las esclavas sexuales”, dijo una mujer libanesa. “Algunas de las mujeres, se divorciaron de sus maridos a causa de esto, ya que estaban gastando demasiado dinero en las esclavas del sexo, comprándole a ellas los mejores maquillajes, ropa y accesorios “.

Sus maridos tenían una aplicación para negociar a las esclavas sexuales en su teléfono celular, dijo ella. “Fue un mercado de esclavas sexuales. Estaban compartiendo fotos de las esclavas sexuales con el mejor maquillaje y la mejor ropa, y pidiendo desde $ 2,000 hasta $ 3.000 por cada una de ellas. Una virgen cuesta $ 10.000 “.

A una de las mujeres se le escapó, que muchas de las mujeres albergaban sentimientos románticos por Abu Bakr al-Baghdadi, el líder y jefe del Isis y su autodenominado califato islámico.

Nour libanés Al-Huda y Túnez Iman Othman, esposas de los ex combatientes estado islámico, se sientan en un campo de desplazados en Ain Issa, al norte de Raqqa, Siria

La libanesa Nour Al-Huda y la Tunecina Iman Othman, esposas de los ex combatientes del Estado islámico, se sientan en un campo de desplazados en Ain Issa, al norte de Raqqa, Siria

Una mujer había despreciado a varios posibles pretendientes, diciendo: “Sólo Baghdadi me satisface”.

Le dijeron que no perdiera su tiempo. “Otras mujeres le dijeron acerca del jefe del grupo terrorista, Al Baghdadi, ‘No se moleste, que ya él tiene sus esposas’”, informó Moussa. “’Él tiene cuatro esposas y 15 esclavas [sexuales]. No tienes ninguna oportunidad.’ ”

Las mujeres hablaron de impactantes imágenes de combatientes armados del ISIS con cuchillos cortando las cabezas de sus víctimas, algo que no tenía nada que ver con ellas, ya que no les importaba. Lo único que a ella les importaba era pasar las noches con sus maridos tranquilas en el sofá, o cuidando a sus hijos

Un niño mira por la ventana en un campamento de desplazados en el norte de Siria, ya que las familias se sientan en el suelo

Un niño mira por la ventana en un campamento de desplazados en el norte de Siria, mientras las familias se sientan en el suelo

Algunas mujeres, sin embargo, eran partidarias entusiastas de castigos espantosos. Según ellas estaba bien cortar las manos de un criminal, dijo una mujer, cuando se trataba de una tercera infracción.

Su situación actual es de hecho desesperada. “No tengo el control de mi futuro. Yo vivo como una sombra “, dijo una mujer joven tunecina con un bebé.

Cuando se les preguntó si sus esposos tenían personalmente esclavas sexuales en sus hogares, todas las mujeres lo negaron, pero dijeron que no sabían nada acerca de las niñas de nueve años de edad que habían sido violadas por los yihadistas.

Un periodista de una emisora ​​de televisión árabe Jenan Moussa realizó sus entrevistas en el campo.  Allí, ella dijo que vio esta familia de Indonesia, que afirmaron que habían sido víctimas de ISIS, pero se negaron a hablar con ella

Una periodista de una emisora ​​de televisión árabe, Jenan Moussa, realizó sus entrevistas en el campo. Allí, él dijo que vio a esta familia de Indonesia, que afirmaron que habían sido víctimas de ISIS, pero se negaron a hablar de ello

Pero sus historias no cuadraban con una información aportada por una de las esposas que admitió haber ayudado a escapar a varias esclavas sexuales presas. No había ayudado antes a las mujeres atrapadas, porque estaba celosa porque su marido las estaban violando.

Algunos de sus maridos habían decapitado a varias víctimas del ISIS, pero sus esposas insistieron en que no tenía nada que ver con ellas, porque ellas se la pasaban simplemente sentadas en el sofá cuidando a sus hijos.

Y ellas hasta han respaldado la brutalidad de sus parejas, diciendo que cortar las manos de la gente estaba bien porque esas personas habían sido advertidas acerca del robo.

Ahora están atrapadas en el limbo en un campamento de desplazados en el norte de Siria y afirman que desearían nunca haberse unido al ISIS y que fueron engañadas para convertirse en parte del grupo terrorista. 

Una le dijo a la Sra Moussa, ‘ISIS nos engañó con la propaganda’, a lo que élla respondió: ‘¿Así que viste la decapitaciones en videos y sin embargo te uniste al ISIS ‘?

La mujer no respondió y dijo que su grupo se mantuvo aparte de otros detenidos porque habían otros que querían atacar a cualquier persona relacionada con el ISIS.

Ninguna de las esposas se entregó voluntariamente, pero fueron detenidos por los funcionarios en su intento de cruzar la frontera con Turquía. 

Pincha en el siguiente enlace para ver un video de estas descerebradas, tontas útiles al terrorismo islamista:

http://www.dailymail.co.uk/embed/video/1494221.html

Fuente: Mail Online

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s