Senador australiano es señalado por sus polémicos puntos de vista sobre el islam y la comida halal de los musulmanes.

Jeff Jefferies le preguntó al senador Pauline Hanson si, de hecho, él había dicho que “el Islam es una enfermedad?” “Sí, lo hice,” respondió el senador Hanson, “los australianos deben ser vacunados contra ella, por todos los medios.”

Pauline Hanson se anota una victoria sobre los alimentos halal: Una nueva medida tiene éxito en la aprobación de nuevas regulaciones para controlar la certificación islámica ‘halal’ de los alimentos en Australia.

(h / t Sara S) ¿Se da cuenta de que usted está pagando un impuesto / suplementario que financia el terrorismo islámico en todo el mundo, así como a las escuelas islámicas y mezquitas en Australia , por la compra de productos con certificación halal, muchos de las cuales, hasta ahora, no han sido etiquetados como “halal?”

Pauline Hanson ha obtenido una victoria política frente a sus colegas en el Senado, por su campaña de usar nuevas regulaciones para etiquetar los alimentos para los musulmanes con certificación halal en una forma más clara.

Muchas carnes y productos de los supermercados populares, incluyendo los Vegetales, chocolates Cadbury y cereales kellogg para el desayuno, son certificados como halal, lo que significa que los consumidores están financiando las escuelas islámicas y las mezquitas.

UNA NACIÓN;  El llamado que está haciendo el líder político, el cual es con el fin de que haya una mayor transparencia en cuanto al etiquetado de los alimentos halal de los musulmanes, llega 18 meses después de que una investigación del Senado llamó a los fabricantes de alimentos para etiquetar con mayor claridad la certificación de terceros.

¿Por qué usted como australiano, debe estar preocupado por la Certificación Halal?

Al comprar productos certificados Halal, usted está apoyando financieramente la islamización de Australia, incluyendo la ley islámica, que se opone a nuestra Constitución de Australia y a la democracia. Las tasas de certificación Halal extraídas de las compañías tendrían que ser transmitidas al consumidor ya que es un gran costo para ellos.

Los australianos están siendo forzados, y vamos a utilizar la palabra forzados, por tener que comprar la comida que es Halal. Esto significa que la comida ha sido sometida a sistemas de certificación aprobados, que garantiza al consumidor que nada en la comida tiene alguno de los componentes prohibidos tales como sangre, carne de cerdo, alcohol, y la carne de carnívoros o carroña, por no mencionar la comida que viene de un animal que no ha sido sacrificado en la forma correcta (Es decir que no se le cortó su garganta para que se desangraba lentamente mientras sufría demasiado).

Los certificados Halal se emiten, por medio de una tarifa, por un organismo de certificación. Este sistema se inició en la década de 1980.

El Icono australiano, Cadbury, ha  pagado para tener la certificación Halal en su gama de productos de Pascua en 2014, a pesar de que la Pascua es una celebración cristiana y nada tiene que ver con el Islam. Se ha informado que 71 de los productos de Cadbury son certificados halal.

Nunca compre algún producto que tengan estampados estas etiquetas:

O estos:

Otras marcas icónicas de Australia y los nombres que pagan por la certificación Halal incluyen, Coles y la leche blanca Woolworths, crema agria y algunos artículos de panadería, Aldi, Franklin, cereales de Kellogg y All Bran, MasterFoods, Sara Lee, Nestlé, queso Bega, productores de leche, Heinz, Colgate, borla, pollo de Stengel y del Sanatorio de Weet-Bix por nombrar algunas de las 900 empresas australianas que han sido reportadas y que están en crecimiento.

Este es un impuesto al consumidor de Australia, de los cuales 98% son no musulmanes. Los australianos están luchando para cumplir con todos los costos de vida y no deben ser forzados a pagar extra . Otra gran preocupación es que algunos de los fondos indirectamente apoyan el terrorismo. 60% de los alimentos Halal en Francia son controlados por una organización que pertenece a los Hermanos Musulmanes. Otros impuestos recaudados van a las escuelas islámicas y mezquitas o directamente a los bolsillos de los que ven esto como un negocio viable sin ánimo de lucro.

Fuente: UNA NACIÓN;

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s