Israel incomoda la conciencia del mundo

Por: José Ignacio Rodríguez

Los temas relacionados con Israel generan desasosiego, perturbación e incomodidad especialmente entre sus enemigos. Todo lo que se diga del Pueblo Elegido, sea lo que sea, remueve las entrañas emocionales de muchos que no soportan el progreso, los avances y el amor a la vida, que los judíos manifiestan.
El hecho incontestable de que la CNN monte una falsa manifestación de musulmanes, contra los terroristas de Londres, es indicativo de la incomodidad que les genera ver el amplio apoyo que Israel recibe, en el mundo entero, en su enfrentamiento contra el yihadismo. La conciencia de Europa se mueve hacia un Israel que lleva enfrentándose a los yihadistas desde antes de su nacimiento, como moderno Estado de Israel.

Israel es el punto focal de todas las envidias y críticas del patético universo antisionista y antisemita, valga la redundancia, que nos rodea. Los amigos de Israel en cualquier parte del mundo, vivimos presionados por violentos, agresivos y envidiosos seres, que se dicen humanos y que carecen del menor atisbo de conciencia. Los reconocibles seres humanos tienen el elemento distintivo, de una desarrollada conciencia emocional, social y espiritual.

Los monos a los cuales muchos identifican como sus antepasados, no es mi caso, carecen de esa desarrollada conciencia, que les diferencia de la especie humana. La verdad es que viendo el comportamiento de algunos, que se dicen humanos, estoy tentado a creer en la evolución de las especies. Los simios en su limitada inteligencia carecen, de forma natural, de los distintivos de los que tanto alardean algunos humanos como son el antisemitismo, la homofobia, la misoginia, la pedofilia u otras muchas aberraciones tan implícitamente relacionadas con el hombre. Visto lo visto casi sería preferible tener la conciencia de un primate arborícola, que la de un homo sapiens urbanita.

Los verdaderos seres humanos inteligentes, sensibles y colaboradores con el resto de la humanidad tienen una desarrollada conciencia, que les lleva a pensar en el prójimo. Una conciencia que les lleva a respetar también al resto de especies, a las cuales estamos obligados a cuidar y preservar. La conciencia emocional de respeto, comprensión y empatía, con los demás seres vivos, genera los estímulos necesarios para amar la vida, ser altamente productivos y generosamente creativos.

El antisemitismo, léase antisionismo, es un odio cancerígeno que corroe las entrañas de sus poseedores. El extinto Chávez murió corroído por ese odio, que hizo metástasis en sus entrañas y en su limitada conciencia. Los que odian a Israel, antes o después, acaban mal terminando hinchados, saturados y exhalando por todos sus poros el olor de una especie de azufre mental, que destruye sus neuronas.
Los amigos de Israel son buena gente con un nivel de conciencia emocional, social y espiritual por encima de la media. Los distintivos de aquellos que se identifican con Israel, sus gentes, su cultura y su fe están a la vanguardia de la creatividad, el progreso y las perspectivas de futuro. Las constantes muestras de odio contra los judíos, Israel y su Gobierno se combaten con una inquebrantable disposición a enfrentarnos dialécticamente, con la fuerza de la razón, con todos aquellos seres con apariencia humana, que se comportan tan deshumanizadamente.

La presión social de acomodarnos a no pensar, ni actuar, solo se puede combatir siendo conscientes de que vivimos, para incomodar nuestra propia conciencia y la del resto de nuestros congéneres. El tiempo de mirar para otro lado y esperar que las cosas cambien por si solas ya ha pasado. Ahora es el tiempo de enarbolar la bandera del apoyo a Israel, con valentía y seguridad. La mejor manera de vivir es siendo referentes y motivando a otros a enfrentarse a las mentiras, de personas, organizaciones  o medios de comunicación, que continuamente se levantan contra Israel.

Todos los cambios se dan cuando alguien con valor y fe señala el camino de la victoria que pasa ineludiblemente, por incomodar la conciencia de los demás. Israel lo lleva haciendo mucho tiempo y ahora es el momento de que también lo hagamos nosotros, en la medida de nuestras posibilidades ¿Estamos disponibles y dispuestos? Así sea.

Fuente: Aurora

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s