Más de mil policías pagados con fondos públicos vigilarán el acto central del Gay World Pride en Madrid para evitar ataques de los islamistas

Fiestas del Orgullo Gay en Madrid. /Wikimedia

Unos mil agentes van a velar por la seguridad de una ciudad en estado de alerta. La seguridad del Gay World Pride se convierte en algo primordial para los agentes madrileños. Evitar ataques terroristas será la clave para un dispositivo especial que pretende proteger a los que van a disfrutar de este evento que concentrará a un gran número de personas de todo el mundo. El riesgo es real según los expertos y el Gay World Pride podría ser objetivo de los terroristas. De entrada, este espectacular reforzamiento de la seguridad supondrá un gasto de varios cientos de miles de euros.

España se encuentra en el nivel cuatro de alerta antiterrorista, lo que supone un riesgo alto. El último, el cinco (“muy alto”), solo se activaría en caso de atentado.

La Delegación del Gobierno ha realizado en los últimos meses reuniones periódicas con los diversos cuerpos de seguridad para diseñar un amplio dispositivo. En esos días, Madrid será un foco de atención seguido por millones de personas al acoger el World Pride, la fiesta del colectivo LGTBI por excelencia. Eso motiva que cualquier hecho que se produzca en las calles tenga especial repercursión mundial. Fuentes de la lucha antiterrorista confirmaron a El País que se incrementarán los controles en las fronteras, en especial en el aeropuerto de Barajas. Este se convertirá en la principal vía de entrada del grueso de visitantes. De ahí, que se chequeen las listas de los pasajeros y que se vigile la documentación que presenten los turistas.

“Estamos en un momento crítico”, reconocen fuentes de Información, especializados en la lucha antiterrorista. Sus integrantes están chequeando todos los movimientos de los sospechosos que tienen controlados por su vinculación con el yihadismo, además de vigilar a viajeros ya fichados por otras policías europeas o norteamericanas.

Helicópteros y geos

Una medida que la policía está barajando es que las carrozas del desfile del 1 de julio sean conducidos por los propios agentes para impedir acciones terroristas, según el citado diario. El grueso de la vigilancia le corresponderá a las unidades de intervención policial (UIP, los antidisturbios). Los 600 agentes de la primera unidad, la de Madrid, se verán incrementados por los refuerzos llegados de otras secciones de España. A ellos se sumarán los agentes de la Brigada de Seguridad Ciudadana, lo que incluye desde policías a caballo y guías caninos, entre otros. También habrá control aéreo con helicópteros y especialistas del Grupo Especial de Operaciones (GEO).

El dispositivo final se cerrará en una reunión prevista para esta semana en la Delegación del Gobierno, en el que ya quedarán fijadas las actividades de más riesgo y el despliegue exacto de agentes para ellas. Fuentes policiales calculan que más policías, entre nacionales y municipales, se encargará de vigilar el desfile del 1 de julio, que transcurrirá de Atocha a Colón. Se espera que acuda más de un millón de personas.

La Policía Municipal de la capital ha suspendido las libranzas y los días libres de convenio. Se prevé que los agentes tengan que doblar turnos (con jornadas diarias de hasta 16 horas) para hacer labores de seguridad, de tráfico y de control de masas.

Alerta Digital

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s