Once preguntas sin respuestas sobre la muerte del joven español Ignacio Echeverría en los atentados del 3 de junio en Londres

Rajoy recibe en Torrejón de Ardoz el cuerpo sin vida de Ignacio Echeverría.

 

AR.- Como contrapunto al ‘coletismo’ imperante, entiendo que la sociedad española esté necesitada de referencias heroicas y saludables. La muerte del español Ignacio Echeverría en los atentados del 3 de junio en Londres nos permitió volver a creer en todas esas cosas que tanto han sido blasonadas en medios como éste. Por ejemplo, de cómo los españoles echamos a los moros en 1492, de cómo vencimos a los independentistas en 1876 o de cómo en 1939 nos impusimos a los antes llamados rojos. Hoy se hacen llamar “personas de paz”, soberanistas y progresistas y han venido todos juntos con ánimo de venganza.

Ignacio Echeverría murió de forma ejemplar, como un digno heredero de todos esos miles de ilustres españoles que a lo largo de nuestra historia lo hicieron con la misma ejemplaridad. Nos contaron que se batió temerariamente con tres islamistas para salvar a una mujer y sin otra arma ofensiva que su monopatín. Insisto, en una sociedad tan escasa de referencias ponderables, refresca nuestro ánimo episodios tan ejemplares.

Existen sin embargo algunas preguntas que es preciso plantear aquí y ahora:

Nos preguntamos en primer lugar por qué la policía británica impidió que Guillermo y Javi, los dos amigos skater de Ignacio, con los que había pasado la tarde del sábado practicando su deporte favorito, pudiesen acercarse a él tras caer gravemente herido.

¿Por qué no hemos vuelto a saber de estos dos amigos salvo por las indicaciones de terceras personas? En un país donde la telebasura no deja gota sin rebañar cuando se produce un hecho luctuoso de tanto impacto emocional, ¿no sorprende que los testimonios de Guillermo y Javi hayan brillado por su ausencia en los platós televisivos?

¿Por qué tardaron tanto las autoridades británicas en darnos detalles sobre la víctima y las causas de su muerte?

¿Por qué cambió tanto y en tan pocas horas la actitud de la familia de Ignacio, que pasó de recriminar duramente el secretismo de los británicos, a aceptar sumamente complacida las explicaciones sobre su muerte, calificándolas de “correctas y suficientes”?

¿Tan “correctas y suficientes” fueron las explicaciones de las autoridades británicas que ningún forense español tuvo ocasión de inspeccionar el cadáver?

¿Por qué la familia, cuya extraordinaria entereza estos días no ha dejado de sorprenderme y conmoverme, ha cambiado la versión sobre la muerte de Ignacio, al desvelar ayer mismo que intentó ayudar a un policía londinense y no a una mujer, como habían contado en un principio?

¿Por qué señaló ayer el padre de la víctima que difundieron la historia de la defensa de la mujer sólo para “proteger a Ignacio”? ¿Protegerlo de quién?

¿Por qué el Gobierno español admitió sin objeciones la versión de los británicos y no exigió a la embajada en Londres que un experto forense pudiese verificarla? ¿Era tan descabellado comprobar
si el joven gallego fue víctima de alguna de las más de cincuenta balas disparadas por las fuerzas de seguridad británicas para eliminar a los tres terroristas en la zona de Borough Market?

¿Por qué el Gobierno español pasó de criticar la lentitud del proceso de identificación del cadáver, que el ministro de Exteriores, Alfonso Dastis, llegó a calificar de “inhumano”, a cerrar capítulo a la vez que se cerraba el ataúd de Ignacio?

¿Ha sido compensada por parte británica la actitud tan poco fiscalizadora de las autoridades españolas tras darse a conocer los detalles oficiales de la muerte de Ignacio?

¿Por qué apenas han existido alusiones al hecho de que el banco HSBC, donde Echeverría trabajaba como analista especializado en la lucha contra el lavado de dinero, anunciara que había contratado un detective para dar con su paradero? ¿Es normal este modus operandi en una institución financiera sobrada de medios y de influencias para haber conocido el paradero del cuerpo del español la misma noche de los atentados?

Son preguntas para las que no logro hallar respuestas y que por ello someto a la mejor consideración de los lectores.

Fuente: Alerta Digital

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s