Estados Unidos confirmó la muerte del jefe del Estado Islámico en Afganistán

Abdul Hasib murió durante una operación conjunta entre las tropas afganas y norteamericanas en la misma zona donde Washington lanzó “la madre de todas las bombas”

En una operación conjunta entre las tropas afganas y norteamericanas fue abatido el jefe del Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) en Afganistán. Abdul Hasib murió el 27 de abril en la provincia de Nangarhar (este), considerada el bastión del grupo yihadista y donde Washington lanzó hace tres semana la “madre de todas las bombas”.

“El jefe del EI-K en Afganistán (EI-Khorasan, como se denomina la facción afgana de ese grupo) Abdul Hasib murió en una redada encabezada por las Fuerzas Especiales afganas en la oriental Nangarhar”, informó este domingo el palacio presidencial en su cuenta de Twitter.

La oficina de comunicación de la tropas de EE.UU. en Afganistán confirmó la muerte del jefe terrorista en un comunicado y detalló que en la ofensiva murieron también “varios” altos mandos de la formación yihadista y 35 de sus insurgentes.

La ofensiva conjunta fue lanzada el 27 de abril, de acuerdo con el texto.

 

Las autoridades afganas responsabilizan a Hasib de ordenar el ataque que el 8 de marzo causó más de medio centenar de muertos en un hospital militar de Kabul, además de secuestros de niñas y decapitaciones de ancianos, de acuerdo con la institución afgana.

“Este es el segundo emir del EI-K muerto en nueve meses, junto a docenas de sus líderes y cientos de sus combatientes”, destacó el comandante de la tropas de EEUU y de la OTAN en el país, general John Nicholson.

El anuncio se produce tres semanas después de que Estados Unidos lanzase en la provincia de Nangarhar una de las bombas más potentes de su arsenal convencional con el objetivo de destruir uno de los últimos bastiones de ISIS y facilitar las operaciones sobre el terreno de las tropas estadounidenses y afganas.

La “madre de todas las bombas”, como denominan el proyectil GBU-43 acabó con la vida de 96 yihadistas, a los que habría que sumar cerca de otros 300 que, de acuerdo con datos del Ministerio de Defensa afgano, fueron eliminados desde entonces en diferentes operaciones.

 

“La madre de todas las bombas”

“La madre de todas las bombas”

En junio del pasado año, el Gobierno de Kabul dio por derrotado a ISIS en gran parte de las áreas en las que permanecía activo.

Sin embargo, la formación yihadista ha continuado reivindicando algunas de las acciones más sangrientas en el país, como el ataque de marzo al hospital o el ataque suicida contra una manifestación de la minoría chiita hazara que causó más de 80 muertos y de 300 heridos el pasado junio.

Hace tres semanas, el Gobierno indicó que cerca de 400 terrorista aún permanecen en el país, poco después de que la OTAN afirmase, sin dar cifras concretas, que los yihadistas se habían reducido a la mitad en los dos últimos años.

El Estado Islámico irrumpió en Afganistán en 2015 en diferentes puntos del país y creó su principal bastión en Nangarhar, fronteriza con Pakistán y clave en las comunicaciones entre los dos países.

Fuente: Infobae

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: