¿Puede haber paz sin Gaza?

Mapa de Gaza.

Mahmud Abás se reúne este miércoles con Donald Trump en la Casa Blanca, Grant Rumley, de la Foundation for Defense of Democracies (FDD), aprovecha la ocasión para dar cuenta de la tremenda debilidad del líder palestino, que ni siquiera es capaz de controlar uno de los territorios que están bajo gobierno palestino, la explosiva Franja de Gaza, en manos de la organización terrorista Hamás desde hace una década.

Desde que el grupo terrorista Hamás expulsó a la Autoridad Palestina del territorio en 2007, el potencial para una solución de dos Estados ha sido ínfimo. (…)

(…) Cualquier acuerdo de paz factible entre israelíes y palestinos exigirá importantes concesiones por ambas partes. Y ningún líder palestino asentado en la Margen Occidental puede comprometerse en los asuntos más sensibles de la política palestina –el estatus de Jerusalén, los refugiados, las fronteras, etc.– mientras un partido rival controle la mitad del territorio de un futuro Estado palestino. El temor muy real de Abás es que, si sus compromisos se hicieran públicos, Hamás podría fácilmente ser capaz de lanzar al público contra él y su partido Al Fatah (incluso, posiblemente, perpetrando también algunas acciones directas) .

(…) la incitación de los dirigentes de la Margen Occidental, la corrupción endémica y los pagos a las familias de los terroristas están lejos de convertir [a la Autoridad Palestina] en un socio ideal para la paz (…) Aún así, eso no debe impedir a la política estadounidense pensar creativamente sobre Gaza. Un líder palestino necesita tanto la voluntad de firmar un acuerdo como la capacidad de desarrollar su ejecución. Eso es imposible mientras un líder en la Margen Occidental no tenga, como mínimo, una reivindicación legítima sobre Gaza.

Los terroristas de Hamás mantienen en su poder los cuerpos de dos soldados israelíes muertos en acto de servicio en la guerra de Gaza de 2015. En el Jerusalem Post, Richard Kemp, Jim Molan y Arsen Ostrosvky denuncian que este crimen y el silencio cómplice de las organizaciones internacionales, tan raudas a la hora de mostrar su indignación cuando las víctimas no son israelíes.

Retener los cuerpos de soldados muertos en combate y negar su entrega a sus allegados (…) es una grave violación de las Convenciones de Ginebra y las leyes humanitarias internacionales. (…)

¿Dónde está la Cruz Roja? Silencio virtual.

(…)

¿Dónde está la ONU? (…) Silencio.

¿Dónde están los sedicentes grupos de derechos humanos como Amnistía [Internacional] y Human Rights Watch? Silencio nuevamente.

(…)

La comunidad internacional, que está tratando de reconstruir Gaza y promover la paz en la región, debe condicionar cualquier esfuerzo adicional a la liberación inmediata e incondicional de los cuerpos de los soldados.

Las familias de esos jóvenes merecen, y por ley les corresponde, un entierro apropiado en su patria, Israel.

Es hora de que el mundo demuestre que las vidas israelíes también cuentan

Fuente: Revista el Medio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s