No habrá una guerra civil en Francia, los yihadistas han ganado: “Primero la gente del sábado, y después la del domingo”

El padre Jacques Hamel fue asesinado por islamistas yihadistas el 26 de julio, en la iglesia de Saint-Étienne-du-Rouvray.

El padre Jacques Hamel fue asesinado por islamistas yihadistas el 26 de julio, en la iglesia de Saint-Étienne-du-Rouvray.

Por: Guy Milliere.

El asesinato del sacerdote francés, el padre Jacques Hamel, el 26 de julio en Saint-Étienne-du-Rouvray fue significativo. La iglesia donde el padre Jacques Hamel estaba dando misa estaba prácticamente vacía. Había cinco personas presentes: tres monjas y dos fieles. La mayor parte del tiempo, las iglesias francesas están vacías.

El cristianismo está agonizando en Francia. Jacques Hamel tenía casi 86 años, y a pesar de su edad, no se quería jubilar. Sabía que sería difícil encontrar a alguien que lo sustituyera. Ahora escasean los predicadores de origen europeo en Francia, como en muchos países europeos. El sacerdote oficialmente al cargo de la parroquia de Saint-Étienne-du-Rouvray, Auguste Moanda-Phuati, es congoleño.

La reacción de los obispos franceses también fue significativa. Representándoles, Georges Pontier, presidente de la Conferencia Episcopal de Francia, instó a los católicos a guardar un día de ayuno y oración. También le pidió a los musulmanes residentes en Francia que fueran a la iglesia a “compartir el dolor de los cristianos”. Añadió que los musulmanes son bienvenidos en Francia.

La decisión de transmitir un mensaje de fraternidad es coherente con el espíritu de la iglesia. Desear la bienvenida a Francia a los musulmanes, pero dejar completamente al margen a los asesinos del padre Jacques Hamel, que actuaron en nombre del islam y la yihad, parece un síntoma de ceguera voluntaria, de grave negación patológica y de una aceptación resignada y suicida de lo que se avecina.

Son los asesinos del padre Jacques Hamel lo que se avecina. Uno de ellos, Adel Kermiche, nació en Francia de padres inmigrantes argelinos. Su trayectoria se parece a la seguida por muchos jóvenes franceses: fracaso escolar, delincuencia, un giro hacia un creciente odio a Francia y Occidente, vuelta al islam y transición al islam radical. El otro, Abdel Malik Petitjean, nació en Francia también. Su madre es musulmana. Su padre proviene de una familia cristiana. Abdel Malik Petitjean, sin embargo, siguió el mismo camino que Adel Kermiche. Un creciente número de jóvenes musulmanes nacidos en Francia se radicalizan. Un creciente número de jóvenes franceses que, a pesar de no haber sido educados en el islam, se vuelven al islam y después al islam radical.

El padre Jacques Hamel fue asesinado por islamistas yihadistas el 26 de julio, en la iglesia de Saint-Étienne-du-Rouvray.

El sistema educativo francés no enseña a los jóvenes a amar Francia y Occidente. En vez de eso, les enseña que el colonialismo saqueó muchos países pobres, que los pueblos colonizados tuvieron que luchar para liberarse, y que la guerra no ha terminado. Les enseñan a odiar a Francia. Pero describe erróneamente el islam como una religión que llevó “la justicia, la dignidad y la tolerancia” allá donde gobernaba. Los estudiantes de séptimo curso pasaron el primer mes del año escolar aprendiendo lo que la civilización islámica había aportado al mundo en los ámbitos de la ciencia, la arquitectura, la filosofía y la riqueza. Pocas semanas después, tuvieron que memorizar textos que explicaban que la Iglesia cometía infinidad de crímenes atroces. Los libros de texto sobre economía están cargados de marxismo y explican que el capitalismo explota a los seres humanos y causa estragos en la naturaleza. Un libro de 2002, Les territoires perdus de la république, (“Los territorios perdidos de la república”), explicaba el problema. Desde entonces, la situación ha ido considerablemente a peor.

Los medios franceses hacen todo lo que pueden por ocultar la verdad. Abdel Malik Petitjean y Adel Kermiche son descritos como jóvenes con problemas y deprimidos que se deslizaron “inexplicablemente” hacia la barbarie. Sus actos se presentan por lo general como completamente ajenos al islam. Las mismas palabras se emplearon para retratar a Mohamed Lahuaiej Buhlel, el yihadista que asesinó a 86 personas en Niza el 14 de julio. Esas palabras se utilizaron para retratar a todos los yihadistas que habían asesinado en Francia en los últimos años. En cada ocasión, se invita a hablar a intelectuales musulmanes, que invariablemente explican que el islam es pacífico y que los musulmanes no tienen la culpa de nada.

La rabia expresada por los líderes políticos tras el atentado de Niza ya se ha disipado. Algunos líderes políticos de Francia piden medidas más duras, pero rara vez hablan de “terrorismo islámico”. Saben que hablar demasiado sobre “terrorismo islámico” podría ser sumamente perjudicial para el futuro de sus carreras.

Todos los partidos políticos, incluido el Frente Nacional, hablan de la necesidad de establecer un “islam de Francia”. Nunca explican en qué, en la era de internet, podría diferenciarse el “islam de Francia” del islam de cualquier otra parte.

El primer ministro, Manuel Valls, dijo hace poco que Francia iba a convertirse en un ejemplo: en un “centro de excelencia” de la “enseñanza de la teología islámica”.

Durante varios días después del atentado de Niza, parecía que el país estaba al borde de estallar. Ya no es así. La población francesa parece haberse resignado.

Manuel Valls fue criticado cuando dijo que los franceses tendrían que aprender a vivir con el terrorismo. Las críticas a esos punto de vista son ahora menos frecuentes. Los franceses tienen la sensación de que el islam está en Francia para quedarse. Ven que los riesgos de disturbios en zonas sin ley son enormes, y que todos los que están en posiciones de responsabilidad piensan y actúan como si ya fuese demasiado tarde para revertir ese curso. Se respira miedo en el ambiente.

El filósofo francés Samuel Trigano publicó recientemente un artículo titulado “El sacrificio de las víctimas por no haber luchado contra los asesinos”. Los franceses aceptaron colectivamente el sacrificio de las víctimas porque tienen la impresión de que Francia no tiene ni la fortaleza ni la entereza para luchar contra asesinos despiadados. La mayoría de los franceses parecen sentirse impotentes.

Un libro escrito por Antoine Leiris, marido de una de las víctimas de los atentados del 13 de noviembre de 2015, se convirtió en un éxito de ventas. Se titula Vous n’aurez pas ma haine (“No tendréis mi odio”). El autor explica lo que ocurrió en el concierto en la sala Bataclan como un giro del destino, y dice que siente “compasión” por los que asesinaron a su esposa.

Lo que está ocurriendo hoy es una continuación de lo que ha estado ocurriendo en lo que llevamos de siglo. Entre 2001 y 2003, Francia sufrió una inmensa ola de ataques antisemitas a manos de musulmanes que apoyaban la “causa palestina”. El Gobierno francés negó que dichos ataques fueran antisemitas. También negó que fuesen perpetrados por musulmanes. Optó por el apaciguamiento, mostró su sonoro apoyo a la “causa palestina” y añadió que la revuelta de “una parte de la población” era “comprensible”. Le pidió a las organizaciones judías que guardaran silencio. Los judíos franceses empezaron a marcharse de Francia. Muchos de ellos recordaban una frase islámica en árabe: “Primero la gente de los sábados, después la de los domingos”. Dicho de otro modo: que los musulmanes ataquen primero a los judíos, y cuando se hayan ido, que ataquen a los cristianos. Eso es lo que se ha estado viendo en todo Oriente Medio.

Los ataques contra los no judíos empezaron en 2005: estallaron disturbios por toda Francia. El Gobierno francés volvió a optar por el apaciguamiento, y dijo que la revuelta de “una parte de la población” sería “escuchada”.

Un judió, Ilan Halimi, fue torturado durante tres semanas y después asesinado en París en 2006. Después, fueron asesinados más judíos en Toulouse en 2012 y en un suburbio de París en 2015.

Ahora se está atacando a más personas no judías y con mayor frecuencia. El Gobierno francés ha hablado reiteradas veces de guerra, pero siempre vuelve a una política de apaciguamiento.

Hoy reina el apaciguamiento, sin que prácticamente nadie lo cuestione. Todos los partidos políticos franceses están optando por el apaciguamiento frente a la confrontación, y rara vez se atreven a denominar al peligro por su nombre: islam radical. Los franceses han optado por la sumisión: no tienen verdaderas alternativas.

Los judíos siguen huyendo. Las sinagogas y las escuelas judías de todo el país son vigiladas las 24 horas por soldados armados. Los judíos que permanecen en Francia saben que llevar una kipá o una estrella de David es sumamente peligroso. Parecen ver el apaciguamiento como un callejón sin salida. A menudo emigran al país que los apaciguadores tratan como chivo expiatorio y que los islamistas quieren destruir: Israel. Saben que, cuando estén en Israel, quizá tengan que enfrentarse a yihadistas como los que matan en Francia, pero también saben que los israelíes están más dispuestos a luchar y a defenderse.

Los franceses no judíos ven ahora que el apaciguamiento no les permitirá librarse.

Cuando echan un vistazo a su alrededor en la Europa occidental, ven que ya no hay lugares seguros; no tienen adónde ir. Saben que cientos de miles de inmigrantes en Alemania pueden cruzar fácilmente unas inexistentes fronteras. Saben que hay miles de potenciales yihadistas en Francia; que los peores crímenes yihadistas en Francia están por llegar; y que las autoridades no tienen la voluntad de frenarles.

No habrá una guerra civil en Francia. Los yihadistas han ganado. Volverán a matar. Les encanta matar. Les encanta la muerte. Dicen: “Amamos a la muerte más de lo que vosotros amáis la vida”.

Una de las monjas presentes en la iglesia vacía dijo que, tras asesinar al padre Jacques Hamel, Adel Kermiche y Abdel Malik Petitjean sonreían. Estaban contentos.

Fuente: Alerta Digital


One thought on “No habrá una guerra civil en Francia, los yihadistas han ganado: “Primero la gente del sábado, y después la del domingo”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s