Les aplicaron la ley sharia por estar demasiado cerca, en Indonesia.

Ante una multitud enardecida, una mujer colapsó del dolor cuando era golpeada brutalmente por su verdugo. Fueron condenados por mostrarse juntos sin estar casados

Nur Elita fue llevada al lugar donde fue azotada con una caña por un miembro de la Policía de la Sharia de la provincia de Nangroe Aceh ante una multitud.
Nur Elita fue llevada al lugar donde fue azotada con una caña por un miembro de la Policía de la Sharia de la provincia de Nangroe Aceh ante una multitud.Crédito: Reuters

En una provincia de Indonesia la aplicación de la sharia suele ser brutal. Como en el resto de los países que se ordenan bajo la ley islámica. Así lo padeció Nur Elita, quien fue sentenciada a latigazos por haberse mostrado “demasiado cerca” de otro hombre sin que éste fuera su marido.

Elita, una joven universitaria, fue castigada en las puertas de la Mezuita Baiturrahumim, en la ciudad de Banda Aceh, por violar la sharia. La sentencia fue cumplida ante la vista de decenas de estudiantes como ejemplo de lo que no debe hacerse. Bajo la ley islámica aplicada en naciones como Indonesia, hombres y mujeres que no están casados no tienen permitido estar muy cerca el uno del otro. La contravención provoca el consecuente azote público.
La Policía de la Sharia es la encargada de hacer cumplir las reglas del islam.
La mujer recibe el castigo. Fue por haberse mostrado cerca de otro hombre que no era su marido.
El rostro de Nur Elita muestra el dolor provocado por el azote.
De rodillas, Nur Elita soporta los azotes. Luego sería llevada a un hospital donde permaneció internada como consecuencia de los golpes recibidos.
Armado con una caña, el verdugo -miembro de la Policía de Sharia– comenzó a golpear en la espalda de Elita, quien fue obligada a ponerse de rodillas. Los gritos de la mujer estremecieron las paredes externas de la mezquita ante la indiferencia y la aprobación del resto de la multitud, muchos de ellos compañeros universitarios de la víctima.
Como castigo recibió cinco golpes, provocándole, el último de ellos el desvanecimiento de dolor. Tras ello debió ser llevada al hospital en ambulancia donde permaneció internada. El hombre que llevó adelante la sentencia poseía guantes y mantenía su cuerpo cubierto con una vestimenta marrón. Su rostro también estaba oculto.
http://www.facebook.com/v2.3/plugins/post.php?app_id=&channel=http%3A%2F%2Fstaticxx.facebook.com%2Fconnect%2Fxd_arbiter.php%3Fversion%3D42%23cb%3Df6bac7d58%26domain%3Dwww.infobae.com%26origin%3Dhttp%253A%252F%252Fwww.infobae.com%252Ff30c37e4e4%26relation%3Dparent.parent&container_width=635&href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Finfobaeamerica%2Fposts%2F564442840374538&locale=es_LA&sdk=joey&width=700