Archivos Mensuales: enero 2011

SEIS MUERTOS Y 18 HERIDOS EN DOS ATAQUES TERRORISTAS EN EL NORTE DE PAKISTÁN

Islamabad, 31 ene (EFE).- Seis personas murieron hoy, entre ellas cuatro agentes, y 18 más resultaron heridas en un ataque suicida y una explosión posterior en la ciudad paquistaní de Pesháwar, en el norte de Pakistán, informaron distintas fuentes oficiales.

Miembros de las fuerzas de seguridad paquistaníes inspeccionan el lugar tras el atentado suicida perpetrado contra un vehículo policial hoy, lunes, 31 de enero de 2011 en Peshawar (Pakistán). EFE

Miembros de las fuerzas de seguridad paquistaníes inspeccionan el lugar tras el atentado suicida perpetrado contra un vehículo policial hoy, lunes, 31 de enero de 2011 en Peshawar (Pakistán). EFE
El agresor se inmoló cerca de un furgón policial en la zona de Garhi Qamardin de Pesháwar, capital de la provincia de Jáiber Pakhtunkhwa (KPK), y causó las muertes de cinco personas y heridas a otras 15, dijo al canal Geo Tv el oficial de distrito Siraj Ahmed.

“El suicida era un adolescente, que llegó a pie y se hizo estallar cerca del furgón policial”, relató Ahmed.

El objetivo del suicida, que llevaba entre seis y siete kilos de explosivos, era el vehículo del segundo superintendente policial de la ciudad, Rashid Khan, que falleció junto a dos de sus hombres, según fuentes oficiales citadas por el canal.

En la explosión murieron también dos civiles, de acuerdo con esas fuentes.

Además, un oficial de Policía murió y tres más resultaron heridos poco después en la propia Pesháwar, al explotar un artefacto cerca de otro furgón policial, dijo el oficial de Policía Ejaz Khan.

El noroeste y oeste de Pakistán, donde se encuentran las indómitas áreas tribales, son un foco constante de inestabilidad, y allí tienen su base distintos grupos integristas, entre ellas varias facciones de insurgentes talibanes y miembros de Al Qaeda.

Según un informe del Instituto de Pakistán para Estudios de Paz (PIPS), en 2010 se registraron un total de 2.113 ataques insurgentes, terroristas o de corte sectario, que acabaron con la vida de 2.913 personas y dejaron heridas a otras 5.824.

 

EL FUTURO ESTADO ÁRABE-PALESTINO, PROFECÍA O PREDICCIÓN

Narración de Jaime Einsten

La región del mundo en la que habito, el denominado “Oriente Medio”, ha sido cuna de las tres grandes religiones monoteístas del planeta: el judaísmo, el cristianismo y el Islam. Cada una de estas tres tradiciones reconoce la importancia del legado profético en su desarrollo. Los profetas eran predicadores, maestros, visionarios, líderes revolucionarios y disidentes. La fuerza de su prédica se derivaba de su íntima conexión con la Divinidad, la cual les daba una visión clara… y a veces aterradora… de la realidad del cosmos.

Yo, de profeta, no tengo un pelo. Para empezar, soy cubano… y Cuba ha producido muchas especies de personas, algunas buenas, otras tóxicas, pero profetas… no. Lo único que tengo en común con esas excelsas figuras del pasado espiritual de nuestras civilizaciones es habitar en el mismo espacio geográfico y compartir una honda preocupación sobre nuestro presente, y sobre todo por el futuro. Es por ello que aclaro que las predicciones que son objeto de este pequeño escrito son fruto del análisis de las realidades histórico-sociales de esta atormentada y fascinante región, y no de una visión mística de la misma.

¿Se llegará a establecer un estado árabe palestino en una porción del territorio denominado “Erets Israel” (“Tierra de Israel”) por los judíos, “Palestina” por los árabes y “Tierra Santa” por los cristianos? La respuesta es bastante obvia… de hecho, ya existen dos entidades políticas que pueden ser consideradas “estados árabe-palestinos”: la teocracia de Hamás en la franja de Gaza y la “Autoridad Palestina”, dominada por el movimiento Al Fatah. Es de suponer que en algún momento estas dos entidades llegarán a un “entendimiento”, interino y puntual (como la casi totalidad de “entendimientos” en el mundo árabe), que permitirá el establecimiento de un “Estado Palestino” reconocido por la mayoría de los países de la mal-llamada “Comunidad Internacional”.

La creación de dicho estado es prácticamente un hecho consumado, por razones intrínsecas y extrínsecas.

Veamos primeramente las “razones extrínsecas”:

1. Con, o sin, bases objetivas, una gran parte de las clases políticas en este planeta, consideran que existe un “pueblo palestino”, y que dicho pueblo amerita un estado propio, basado en su derecho de autodeterminación… ya existe algo parecido a un consenso mundial sobre este tema;

2. Muchos dirigentes a nivel internacional parecen tener la peregrina idea de que “el problema” del Oriente Medio está anclado en el conflicto árabe-israelí, y que el establecimiento de un estado árabe-palestino es una condición sine-qua-non para afianzar una paz duradera en esta volátil parte del globo;

3. La Unión Europea, diversos gobiernos en todas partes del mundo desarrollado, el “Mundo Árabe” y la “Umma Islámica”, en sus múltiples y siempre conflictivas facciones, mas algunas organizaciones internacionales, más o menos inútiles o nocivas, como las Naciones Unidas, han invertido miles de millones de euros y dólares, además de folios interminables de “resoluciones” y palabrería, en establecer las bases de dicho estado en ciernes. En este punto, vale la pena mencionar que la absoluta ineficacia práctica, y la malversación escandalosa de estos generosos y manirrotos fondos, por parte de las autoridades árabe-palestinas, no parecen afectar mínimamente, a la voluntad internacional de continuar con este notorio derroche.

4. La opinión pública israelí está sumamente dividida sobre este tema, como lo está sobre cualquier tópico que es debatido entre judíos. Existe una minoría importante, tanto por la profundidad de sus convicciones, como por su militancia, que es contraria a cualquier arreglo que implique retirar la soberanía hebrea sobre el más mínimo trozo de tierra comprendido dentro de la definición bíblica de la “Tierra Prometida”. Pero, en contrapeso a este importante grupo de creyentes ortodoxos, y nacionalistas, existe algo parecido a un consenso nacional de que la preservación de Israel como estado democrático requerirá una importante retirada de algunos de “los Territorios” (no hay consenso sobre qué territorios terminarán dentro del Estado de Israel, y cuáles dentro del nuevo “Estado Palestino”). Una mayoría amorfa de la ciudadanía israelí, rechaza la idea de continuar gobernando indefinidamente a un colectivo humano de varios millones de personas en contra de su voluntad. La vasta mayoría de los israelíes desean vivir en paz con sus vecinos… esto no significa que confíen en ellos, o que les agraden los habitantes del vecindario.

La base intrínseca del futuro de “Palestina” está guardada en un recóndito armario. El debate internacional sobre el nacimiento de este estado, se destaca por mucha retórica superficial, y la casi total ausencia de un análisis serio de las complejísimas realidades del conflicto.

¿Cuáles son las bases reales del futuro estado árabe palestino?

Para comenzar, tratemos de comprender algo de la historia del pueblo árabe… No se trata de un grupo étnico monolítico ni uniforme… Los “árabes” de hoy día constituyen un inmenso mosaico de pueblos que se extienden desde la Mesopotamia hasta la costa Atlántica del Magreb… ya que la definición de quién es un árabe es primordialmente lingüística y cultural, no hay unanimidad en cuanto a una clara determinación de quién es árabe, y quién no (por ejemplo: ¿son árabes los somalíes o los eritreos que usan vernáculos propios?; ¿son árabes los sudaneses del sur… cristianos, bantúes o hamitas en su mayoría?, ¿son árabes los libaneses cristianos maronitas?, ¿son árabes los bereberes de Marruecos, Argelia o Mauritania?).

El “Mundo Árabe” de hoy día es el producto de uno de los experimentos imperiales más exitosos de la humanidad. Las diversas tribus y clanes de la península arábiga irrumpieron en la historia universal con la aparición de uno de los líderes más transcendentales que ha tenido este planeta, Muhammad o Mahoma (Siglo VII de la Era Común). Mahoma, los árabes y el Islam entran por el portón principal del desarrollo humano justo en un momento de decadencia casi total de la Europa occidental barbarizada, y el mutuo desgaste de los imperios bizantino y persa. El Islam, con su fórmula de simplicidad teológica y energía militar expansiva, barre con el Imperio Persa… y termina destruyendo a Bizancio de manos de los turcos islamizados.

Aunque hoy día sea difícil imaginarlo… todo el Levante y el norte de África eran preponderantemente cristianos, hasta la llegada del torbellino que salió de la península arábiga. La inmensa diversidad que eran el Levante y el sur del Mediterráneo hasta el Siglo VIII, quedó totalmente sumergida por un tsunami verde… los centenares de idiomas, religiones y culturas autóctonas fueron aniquiladas, o colocadas en situación de clara inferioridad.

La nueva cultura que surgió de este proceso de islamización y arabización se diferencia de la cultura occidental judeo-cristiana en diversos aspectos muy significativos. Una de las divergencias principales, para efectos de este ensayo, fue la falta del concepto laico de “estado” o de nación-estado” que sirvió de base para el desarrollo político del mundo occidental (recordemos la importancia de la dicotomía “César, o estado” vs “Iglesia” en el Occidente). En el mundo islámico lo que siempre ha contado es la “Umma”… la comunidad de los creyentes, bajo el liderazgo del Califa, el “comandante de los creyentes”, heredero del manto y de la autoridad de Mahoma. Religión (creyentes) y Estado son vistos, no como la dicotomía que han sido en Occidente, sino como una unidad monolítica e indisoluble.

Por ello, en la teoría del Islam, no importaba si la capital de la Umma estuviera en Medina, Damasco o Bagdad… ya que el Islam se ha entendido a sí mismo como un ente supra-nacional. Tanto es así, que la vasta mayoría de los creyentes árabes aceptaron la legitimidad de los califas turco-otomanos, cuando el califato pasó de Bagdad a Estambul. En este sentido, era más importante la legitimidad del califato que la “nacionalidad” del califa.

Es precisamente el concepto de “legitimidad” del califato el que ha servido de base para los principales conflictos internos en el Islam. Y, estos conflictos se han reflejado en guerras civiles terribles y sanguinarias, que básicamente tienen su base en problemas entre familias, clanes o tribus (no olvidemos que, hasta el día de hoy, todas las sociedades árabes o arabizadas en el mundo islámico están divididas en importantísimos grupos tribales).

El gran cisma entre el Islam suní y el shiita, está basado en la problemática de la legitimidad de la sucesión de un profeta que murió sin haber dejado descendientes masculinos (si Mahoma hubiera tenido un hijo, es posible que la diferencia entre suníes y shiitas no hubiera surgido… o al menos no en su presente forma). Esta tendencia, sin embargo, de que todos los grandes conflictos en el mundo árabe tengan, como base (cubierta o no) a conflictos familiares o tribales, se extiende hasta nuestros días.

Hasta la llegada de la Primera Guerra Mundial, la mayor parte del mundo árabe aceptaba la supremacía del califa otomano. Las principales revueltas contra el imperio “turco” (en teoría, islámico, supra-nacional), vinieron de parte de sus súbditos cristianos: griegos, serbios, rumanos, búlgaros y armenios. Las masas árabes, casi sin excepción, aceptaban el gobierno de la “Sublime Puerta” en Estambul con sumisión y mansedumbre. Los conceptos de “la nación árabe”, o del “nacionalismo árabe” eran teorías foráneas, que sólo existían entre ínfimos grupúsculos de intelectuales en Damasco o El Cairo. Los “nacionalismos” más pequeños… a nivel de lo que hoy día son los estados de Siria, Jordania, Irak, o la mismísima Arabia “Saudita”, no existían.

La “Gran Revuelta Árabe” contra el Imperio Otomano fue un movimiento muy minoritario dentro de las fronteras imperiales. Su “grandeza” verdadera se sitúa mucho más en su nombre que en su limitada realidad. Aquellos de nosotros que vimos y admiramos el espectáculo de la película “Lawrence of Arabia” tenemos que reajustar nuestro entendimiento de este movimiento que sirvió de rampa de lanzamiento para los nacionalismos árabes de los siglos XX y XXI. La revuelta fue liderada por el Sharif Hussein de la familia Hashemita (“Protectores de La Meca”), y su intención era la de reemplazar el califato otomano, por la restauración del liderazgo del mundo musulmán en manos de una familia árabe, con tradición de ser descendientes directos de Mahoma.

Fuera del entorno de la familia Hashemita y de sus tribus aliadas, la revuelta tuvo pocas repercusiones en el mundo árabe. Los numerosos regimientos árabes del ejército otomano mantuvieron su lealtad a Estambul. Los habitantes árabes de lo que pasó a ser la “Palestina” británica fueron fieles a los otomanos hasta la caída del territorio “palestino” en manos británicas.

Las complejas realidades políticas del Oriente Medio de hoy, tienen sus raíces en el fin de la Primera Guerra Mundial, la caída del imperio Otomano y las decisiones tomadas por los imperios británico y francés a partir de 1918. Inglaterra y Francia se dividieron los pedazos árabes del desmoronado imperio turco, y crearon los proto-estados que hoy día son Irak, Siria, y el Líbano. La familia Hashemita perdió el control del Hedyaz (Meca y Medina) a manos de su eterna familia rival, los Saud (una vez más, una lucha de familias). Estos últimos establecieron lo que hoy día se denomina “Arabia Saudita”. Esta identificación del estado con una familia reinante sería insólita en el mundo occidental. Imaginemos que, a raíz de la restauración monárquica en 1874, España pasase a conocerse como “Borbonia”.

El caso de Israel-Palestina es capítulo aparte. Los británicos prometieron crear un “Hogar Nacional Judío” en “Palestina” a cambio de obtener el apoyo judío en la Primera Guerra Mundial. Esta “Palestina” británica incluía los territorios que hoy día son Israel, Jordania y los territorios palestinos. Con el exilio de la familia Hashemita de su cuna en Hedyaz, los ingleses se sintieron en la obligación de encontrar dignos empleos a los herederos de sus aliados árabes en la Gran Guerra. Por ello un Hashemita fue coronado rey de Irak (poniendo a una dinastía suní a cargo de un país predominantemente shíita), y dos terceras partes del territorio “palestino” fueron segregados, y la porción al este del Jordán se convirtió en el novísimo emirato de “Transjordania”… hoy Jordania, con otro heredero Hashemita en el trono.

Nunca había existido un estado árabe palestino, con capital en Jerusalem, ni un estado árabe jordano, con capital en Amán… pero la creatividad británica nunca ha tenido límites en lo que de crear imperios se trata.

La coexistencia árabe/judía en la Palestina británica fue bastante problemática desde el comienzo del mandato inglés. Desde el punto de vista de los habitantes árabes del territorio, su futuro liderazgo, y hasta su propia identidad, se decidirían en típico estilo árabe, en una pugna inmisericorde entre tres importantes familias:

1. La familia Hashemita. Abdula, el Hashemita que heredó Transjordania, aunque pequeño en estatura, era grande en inteligencia y ambición. La polvorienta y paupérrima ciudad de Amán era demasiado chica para sus visiones de grandeza. Abdula soñaba con el establecimiento de un trono para su familia en Damasco, capital del califato Omeya… Desde ese trono, Abdula gobernaría a todo el Levante… lo que hoy son Siria, Líbano, Israel y Jordania. En cuanto a “Transjordania”, él sabía mejor que nadie, que una creación tan artificial podría tener un futuro efímero e incierto. ¿Los judíos?, pues ellos podrían tener un limitado nivel de autonomía bajo su corona, una especie de semi-independencia “dimí” bajo el cetro Hashemita. Este concepto no era del todo antipático a Londres, ya que este supra-estado Hashemita podría sacar a los antipáticos franceses de Siria y el Líbano, y resolver el fastidioso lío del conflicto entre la Declaración Balfour (el “Hogar Nacional Judío”), y las vagas y conflictivas promesas hechas por Londres a la familia Hashemita… Más importante aún, Abdula era un fiel aliado de Gran Bretaña, y su ejército, la Legión Árabe, funcionaba con oficialidad británica.

2. La familia Nashashibi. Hoy día esta prominente familia árabe palestina está casi olvidada, pero en su momento los Nashashibis eran pujantes candidatos para el liderazgo de la comunidad islámica en este territorio. Ellos eran los “guardianes” de las mezquitas de Al Aqsa en Jerusalem (posiblemente la tercera en importancia en el Islam) y la de Ibrahimiya (tumba de los Patriarcas) en Hebrón. Raguib al Nashashabi fue alcalde de Jerusalem de 1920 a 1934. Los Nashashibis eran una de las pocas familias prominentes en lo que pasó a ser la Palestina Británica, que habían luchado contra el dominio otomano. En cuanto al gobierno inglés sobre el territorio, la posición de esta influyente familia era de oposición relativamente moderada. Ellos llegaron a estar a favor de una partición pacífica de “Palestina” entre una entidad árabe, controlada por los Nashashibis, desde luego, y una entidad judía… lo menor posible. Si los Nashashibis hubieran sido victoriosos en la lucha por el control de la población árabe en la Palestina Británica, es posible que el presente conflicto árabe-israelí se hubiera evitado, o al menos su virulencia actual se podría haber aminorado. Por desdicha, para esta familia… y posiblemente para los árabes en el Mandato Británico, los Nashashibis tenían, como su principal rival, a la familia Husseini.

3. Los Husseini. Esta es la familia árabe palestina que ha marcado la pauta en los conflictos inter-étnicos e intra-árabes en la región. Su principal figura durante el dominio británico fue Haj Amin al Husseini, el muftí (maestro, o juez religioso islámico) de Jerusalem. Amín al Husseini se distinguió por la virulencia ilimitada de su odio contra sus vecinos judíos. Él fue el principal incitador de los violentos motines de 1929 y del 1936-39. Estos motines resultaron en centenares de muertes, y envenenaron irremediablemente las relaciones entre ambas comunidades. El gobierno británico trató de ganarse la simpatía de Amin, ofreciéndole el título inventado de “Gran Mufti” de Jerusalem. Amin utilizó este título, y el prestigio que conllevaba, para recrudecer sus actividades a favor de su liderazgo indiscutible de la población árabe en Palestina. Sus seguidores emprendieron una lucha encarnizada y exitosa contra todos los clanes rivales de los Husseini (asesinando a Nashashibis y a miembros de 11 otras familias). Durante la Segunda Guerra Mundial, Amin al Husseini se reunió con Hitler, y ayudó a formar unidades de tropas de árabes y bosnios nazis, que cometieron todo tipo de atrocidades en Europa. Su posición de intransigencia ante cualquier idea contraria a la supremacía de su familia lo hizo enemigo de muerte de judíos, británicos, Hashemitas y Nashashibis. Los Husseinis, y Amin marcó esta ruta, eran contrarios a cualquier partición del territorio con los judíos… TODO O NADA… Esto marcó la política árabe palestina hasta nuestros días. Cuando, gracias a su intransigencia, la Liga Árabe rehusó el plan de partición de Palestina entre un estado árabe y uno judío en 1947, uno de sus sobrinos: Abd el Kader al Husseini, fue el principal líder militar del lado palestino árabe en la guerra de 1948. Abd el Kader, fue el único líder militar palestino árabe con talento y valor personal en esta guerra. Inesperadamente, él murió en el ataque a la posición de la Haganá en Kastel. Otro sobrino de Amin al Husseini es mejor conocido por su “nombre de guerra” de Yasser Arafat. El clan Husseini escribió con sangre la historia del pueblo árabe palestino… sus pautas de intransigencia y de odio continúan sirviendo de norte a este pueblo tan querido y admirado por la “progresía” mundial.

¿Qué herencia han dejado los Husseinis a los árabes palestinos, y qué se puede esperar de su estado independiente?

a) La identidad “palestina” tiene una sustancia propia muy efímera, fuera del odio visceral a los judíos, que son vistos como intrusos en una tierra que nada tiene que ver con ellos. Esta visión revisionista de la historia de Israel proviene directamente de la febril mente de Amin al Husseini. Ya que nunca ha existido una nación árabe palestina, su identidad étnica data de las décadas que han corrido desde la Guerra de los seis Días en 1967 (los “palestinos” que quedaron en territorio Hashemita después de la “Nakba” de 1948, aceptaron de buen grado la ciudadanía del Reino Hashemita del Jordán. Los de Gaza nunca tuvieron la opción de asumir la ciudadanía egipcia. Los refugiados en Siria y Líbano tampoco recibieron la ciudadanía de sus anfitriones). En otras… y tristes… palabras, la única sustancia en la “palestinidad” es una de odio.

b) El diseño de la bandera palestina proviene de un soldado británico en el grupo de apoyo de Lawrence of Arabia, quien lo inventó como símbolo de la revuelta Hashemita contra los turcos (de ahí la similitud entre la bandera jordana, la del viejo reino Hashemita de Irak, y la de Palestina hoy día.

c) La letra del himno palestino, adoptado por el Concejo Nacional Palestino en 1996, nos da una indicación sobre la sustancia de la nacionalidad palestina forjada en el espíritu del clan Husseini:

Mi patria, mi patria…
tierra de mis antepasados
Revolucionario, Revolucionario…
mi pueblo, pueblo eterno

Con mi determinación, mi fuego y el volcán de mi venganza
Con el anhelo de mi sangre por mi tierra y mi hogar
He escalado las montañas y Luchado las guerras; He conquistado lo imposible y cruzado las fronteras

Con la resolución de los vientos y el fuego de los fusiles
Y la voluntad de mi nación en la tierra de lucha
Palestina es mi hogar, Palestina es mi fuego,
Palestina es mi venganza…

No hay duda de que entre los árabes palestinos hay personas de un gran nivel educacional, poseedoras de envidiable cultura. La diáspora palestina ha producido algunos de los mayores talentos en el mundo árabe hoy día. Sin embargo, las personas de este tipo jamás han tenido posiciones de importancia en las jerarquías políticas de su pueblo… y no las tendrán por muchas décadas. La mentalidad terrorista está aunada a la identidad palestina.

La democracia no ha sido implantada con éxito en ningún país árabe… Los sistemas de gobierno árabes menos nocivos son regímenes autoritarios donde se tolera una limitadísima libertad de expresión. No existe ninguna base fidedigna que nos haga pensar que el futuro estado palestino vaya a ser una excepción a esta triste regla.

La corrupción es rampante en todo estado árabe. El burócrata árabe no trabaja para el bien de la comunidad, sino para el beneficio suyo y de su clan o familia. Bakshish (el soborno, puro y duro) es el lubricante de la sociedad civil árabe. La “administración” de Yasser Arafat en los territorios palestinos, fue un ejemplo tétrico de lo que se puede esperar del futuro estado.

PREDICCIONES

1. Cualquier entidad política que gobierne la futura Palestina independiente jamás admitirá un estado de paz real con Israel. Una paz verdadera entre ambos pueblos socavaría totalmente la única base real de la nueva nacionalidad.

2. El irredentismo, el deseo de “reconquistar” la Palestina gobernada por “al Yajud” (los judíos) será el leitmotiv de la política palestina.

3. El terrorismo continuará, con la aprobación tácita de las autoridades palestinas, o sin ella.

4. El gobierno palestino será autoritario y dictatorial. No importa quien gane la lucha interna por el poder… si gana Hamás, el estado será teocrático, corrupto y opresivo. Si gana Al Fatah, el estado será nominalmente más laico, pero igualmente corrupto y opresivo.

5. La minoría palestina cristiana cesará de existir. Sus remanentes saldrán al exilio.

6. Cualquier líder palestino que trabaje por un acercamiento económico o social con el estado judío será asesinado.

7. La Unión Europea continuará derrochando sus recursos para apuntalar la economía palestina.

8. La división geográfica entre Gaza y Cisjordania permitirá que siempre existan dos polos políticos irreconciliables en el futuro estado palestino. Si no es Hamás versus Al Fatah, será una división basada en clanes o familias rivales.

Este es el futuro palestino… ¡qué bueno que ya hayamos construido una valla de separación! ¡La necesitaremos por muchos años!

 

FLASH: MODA POLITICAMENTE CORRECTA

Y nos quieren hacer creer que esto se elije libremente…

Mientras, Bibiana Aido defiende la prohibición a las monjas de llevar su hábito porque ofende a los ciudadanos.

Teniendo en cuenta que las monjas son “religiosas” y que optan al hábito libremente,  mientras que muchas mujeres musulmanas lo llevan por imposición coránica. Y dicho esto, y como dicen en “los clones” ¿Quién será el siguiente en decir la próxima gilipolluaaaaá?

Dentro de nada, todas calvas y obligatorio el “palestino”..

aaagggggg!!!!

MUSEO AL TERRORISTA ARAFAT

En Ramala se está construyendo un museo dedicado a Arafat.
El museo, que costará 3,4 millones de dólares, se comenzó a construir en 2010 y abrirá a fines de 2011. Además de recordar a Arafat, busca contar la historia de los palestinos, dijo Rafidi, el curador.
Entre las piezas que se expondrán está el último pañuelo que usó, aún tiene manchas amarillas y no ha sido lavado, dijo Tami Rafidi, curador de la Fundación Yaser Arafat.
“Decidimos mantenerlo como está”, dijo. “Representa los últimos días antes que se fuera”.

Fotografía del 30 de marzo de 2009, difundida por la Fundación Yaser Arafat, en la que aparece un uniforme en un complejo donde habitó el fallecido líder palestino Yaser Arafat en la ciudad cisjordana de Ramalá. (Foto AP/Fundación Yaser Arafat, Archivo)

Foto AP/Fundación Yaser Arafat, Archivo

Fotografía del 30 de marzo de 2009, difundida por la Fundación Yaser Arafat, en la que aparece un uniforme en un complejo donde habitó el fallecido líder palestino Yaser Arafat en la ciudad cisjordana de Ramalá. (Foto AP/Fundación Yaser Arafat, Archivo)

Fotografía de archivo del 9 de noviembre de 2010 en la que aparece una kaffiya, al frente, un radio de transistores Toshiba y una copia del Corán que son exhibidos en un complejo donde habitó el fallecido líder palestino Yaser Arafat, cuya foto aparece al fondo, en un museo en construcción en la ciudad cisjordana de Ramalá. (Foto AP/Majdi Mohammed)

Foto AP/Majdi Mohammed

Fotografía de archivo del 9 de noviembre de 2010 en la que aparece una kaffiya, al frente, un radio de transistores Toshiba y una copia del Corán que son exhibidos en un complejo donde habitó el fallecido líder palestino Yaser Arafat, cuya foto aparece al fondo, en un museo en construcción en la ciudad cisjordana de Ramalá. (Foto AP/Majdi Mohammed)

RAMALA, Cisjordania (AP) — El fallecido líder palestino Yaser Arafat tenía la habilidad de convertir en símbolos los objetos de su vida cotidiana, como el pañuelo blanco y negro que vestía en la cabeza y que transformó en un sinónimo de la lucha de su pueblo.

Seis años después de su muerte, quienes custodian su memoria recogen miles de objetos —desde fotografías a pistolas, desde sus conocidas gafas de sol a los trajes de estilo militar que vestía— para exhibirlos en un museo en construcción en sus oficinas en Ramala, el mismo lugar donde pasó los últimos tres años de su vida, sitiado por militares israelíes.

The Associated Press tuvo acceso en exclusiva a una parte de la colección, que incluía el último pañuelo —conocido como kaffiya— que Arafat vistió antes de que lo evacuaran de su base en helicóptero. Murió dos semanas después, el 11 de noviembre de 2004, en un hospital francés.

También había una radio a transistores y un Corán, que presuntamente Arafat dejó en una casa cisjordana en que se refugió durante la guerra de los Seis Días, en 1967.

Durante sus cuatro décadas de liderazgo, Arafat fue una figura compleja y polémica, ya que algunos lo consideraban un terrorista y otros el padre del movimiento nacional palestino. Su vida nómada, reuniones hasta altas horas de la noche y gestos públicos cargados de dramatismo generaron una fascinación por él que perdura aún hoy.

Sus pertenencias y los relatos de su antiguo guardaespaldas Emad Abu Zaki pintan a Arafat como un hombre austero, a pesar de que manejaba grandes sumas de dinero y de que él y sus compañeros fueron acusados de corrupción.

El último pañuelo que usó aún tiene manchas amarillas y no ha sido lavado, dijo Tami Rafidi, curador de la Fundación Yaser Arafat.

“Decidimos mantenerlo como está”, dijo. “Representa los últimos días antes que se fuera”.

El guardaespaldas Abu Zaki, de 47 años, acompañó a Arafat desde 1988 hasta su muerte. Recordó que la vida era dura durante el sitio, impuesto en enero de 2002 luego de una ola de atentados suicidas palestinos que mataron a decenas de israelíes. Arafat tenía dos uniformes militares y vestía uno cuando sus guardias lavaban el otro. A veces, reparaba su propia ropa, dijo Abu Zaki.

Fayez Mohamad, de 86 años, donó la radio y el Corán, que quedaron en su casa del pueblo de al-Auja luego que albergó a Arafat durante la guerra, en la que Israel ocupó Cisjordania, la Franja de Gaza y Jerusalén oriental. Los palestinos reclaman desde entonces estos territorios para su futuro estado independiente.

Arafat llegó una noche a pedir refugio con otros dos combatientes palestinos, dijo Mohamad, que no lo reconoció de inmediato porque aquél se identificó con su nombre de guerra “Abu Amar”. Arafat se quedó dos días hasta que las fuerzas israelíes se acercaron.

Mohamad dijo que mantuvo la radio oculta muchos años, porque el nombre de Arafat estaba grabado en el compartimento para las pilas y temía sufrir represalias por haberlo albergado.

En la década de 1970, Arafat se hizo conocido a nivel mundial, luego de una serie de secuestros y ataques con que los palestinos intentaron llamar la atención de la comunidad internacional a su lucha. En 1974, habló ante la Asamblea General de Naciones Unidas, donde entró con una rama de olivo y una pistolera.

Recolectar las pertenencias de Arafat ha sido difícil, ya que hay muchas desperdigadas por el mundo árabe, incluidas las bases que tuvo en Jordania, Líbano y Túnez. Su sobrino Nasser al-Qidua explicó que la mayor parte aún no ha llegado a Cisjordania.

Muchos objetos están en la Franja de Gaza, donde Arafat formó un gobierno autónomo en 1994, pero la milicia islámica Hamas —que hoy gobierna el territorio tras expulsar a Mahmud Abbas, sucesor del líder, en 2007— no ha entregado ninguno hasta ahora. Allí está el Premio Nobel de la Paz que Arafat compartió en 1994 con los mandatarios israelíes Yitzhak Rabin y Shimon Peres.

Autoridades de Hamas no quisieron hacer declaraciones sobre el tema.

El museo, que costará 3,4 millones de dólares, se comenzó a construir en 2010 y abrirá a fines de 2011. Además de recordar a Arafat, busca contar la historia de los palestinos, dijo Rafidi, el curador.

“Se trata de que Yaser Arafat represente al pueblo, represente a la nación, represente la lucha”, explicó.

En Israel, obviamente, el líder palestino no tiene la misma popularidad. Raanan Gissin, colaborador del ex primer ministro Ariel Sharon, el gran rival de Arafat, dijo que el mandatario primero pensó que el palestino podría ayudar a alcanzar un acuerdo de paz, pero Sharon decidió encerrarlo en su base cisjordana cuando se convenció de que Arafat volvía a recurrir a la violencia tras el colapso del diálogo de paz, dijo Gissin.

Muchos palestinos aún creen que Israel envenenó a Arafat, opinión que comparte su sobrino. “Estamos convencidos de que encontraremos pruebas”, dijo al-Qidua, que fuera representante de la Organización para la Liberación de Palestina ante la ONU.

Gissin descartó la acusación, ya que dijo que la meta de Sharon era aislar a Arafat, no matarlo.

___

La periodista de The Associated Press Dalia Nammari contribuyó a este despacho desde Jerusalén.

Este es el texto de la construcción de este museo nauseabundo al terrorista Arafat.

En cuanto al envenenamiento; nunca lo pudieron probar. Nada mas pensar que ese tipo estaba aislado, encerrado en su base de cisjordania nos lleva a la pregunta:

Como hicieron los Israelíes para hacerle llegar los supuestos alimentos envenenados al terrorista en cuestión??

No cree usted que pudieron ser sus subalternos con intereses creados en el mando de la inexistente nación de Palestina??

Artículo aportado por Malapeste

 

QUE ESCONDE EL INFAME BOICOT CONTRA ISRAEL

Para LÉVY Bernard-Henri Levy la hábilmente orquestada campaña “Boicot, Desinversión, Sanciones” (BDS) emprendida contra el Estado de Israel, es falaz, belicosa y antidemocrática, contraviene las leyes del derecho internacional y completamente infame. ¿Por qué? En este artículo lo expone.Y finalmente, en el centro de esta campaña, y en ciertos casos en su origen, hay gente de la que lo menos que se puede decir es que no se inspiran precisamente en los héroes de la Francia libre, ni en los redactores de la Carta Internacional de Derechos Humanos, ni en los partidarios de una paz justa entre los dos pueblos, el israelí y el palestino. Pongo a la disposición de todo aquel que lo desee las declaraciones de Omar Barghouti, uno de los iniciadores del movimiento, que afirmaba que su meta no son dos Estados, sino dos Palestinas. Las de Alí Abunimah -cofundador de Electronic Intifada y adversario, también él, de la solución de los dos Estados-, que no duda en comparar a Israel con la Alemania nazi y a algunos de sus filósofos con los editorialistas de Der Stürmer. Las de los dirigentes de Sabeel, un grupo de palestinos cristianos muy presente en América del Norte que, en su afán de dar un fundamento “teológico” a la idea de “inversión responsable”, no teme reactivar, sutil pero inexorablemente, los estereotipos del judío asesino de Cristo. Por no hablar de las más que dudosas iniciativas que pretenden marcar las mercancías judías -perdón, israelíes- con autoadhesivos supuestamente infamantes y destinados a señalárselas al consumidor francés vigilante.

EN ISRAEL TEMEN QUE LA CRISIS EN EGIPTO SEA APROVECHADA POR LOS GRUPOS FUNDAMENTALISTAS

AJN- El escritor y filósofo argentino Gustavo Perednik describió la situación que se vive en Israel como consecuencia de la crisis que afecta a Egipto desde hace casi una semana y que podría modificar el mapa político en esa región del planeta. “Hay un miedo muy fundado de que esta situación sea aprovechada por los grupos islamitas para ganar terreno y sería volver al pasado como ocurrió en Irán en 1979, en definitiva sería una involución”, señaló Perednik en declaraciones a la Agencia Judía de Noticias. Asimismo, el analista indicó que en el gobierno israelí la crisis en Egipto es seguida con atención y cautela.

El escritor y filósofo argentino Gustavo Perednik alertó que la crisis institucional de Egipto podría ser aprovechada por los grupos islamitas, lo que convertiría a ese país en un régimen de similar características al del presidente Mahmoud Ahmadinejad en Irán.
“Hay un miedo muy fundado de que esta situación sea aprovechada por los grupos islamitas para ganar terreno, sería volver al pasado como ocurrió con Irán en 1979, en definitiva sería una involución”, señaló Perednik en declaraciones a la Agencia Judía de Noticias (AJN).
Perednik, quien reside actualmente en Israel, confirmó que la ola de manifestaciones populares en Egipto es seguida de cerca desde el gobierno del primer ministro Benjamin Netanyahu.
“La situación en Egipto es seguida con mucha cautela en Israel. Nadie se pronuncia sobre el tema y eso que los ministros en Israel son especialista en opinar sobre todo. Sin embargo seguimos con mucha atención lo que está ocurriendo y la gente refleja un poco esa posición  tratando de equilibrar el miedo que caiga en manos de los islamitas”, indicó.
Consultado sobre cuál es el grado de probabilidad de que Egipto caiga en poder de los grupos islamicos, Perednik consideró que “no es algo alejado, entendiendo que donde hay una dictadura y se permite una expresión popular tiende a ser más dictatorial que el régimen que había”.
“Además en Egipto pedían que se vaya el presidente (Hosni Mubarak), pero es muy difícil que vayan a pedir mayor democracia en el nombre de Islam”, argumentó.
Para Perednik, los islamistas podrían tomar el control de Egipto “aprovechando la situación y lanzando sus fuerzas a la calle”.
“El caso de Irán debe ser suficiente traumático para dejar preocupado al mundo occidental. Sí a eso se agrega la caída del gobierno libanés es preocupante. Además no hay que olvidarse que Egipto es el país más importante del mundo árabe”, apuntó.
No obstante, el filósofo argentino aclaró que hay otra opción que se podría dar en Egipto. “La otra opción extremadamente optimista es que en Egipto se avance en un proceso democrático que significaría la democratización del mundo árabe y ahí podemos garantizar paz por siempre con Israel”, explicó.
La tercera opción, según Perednik, sería que “haya un cambio de maquillaje” en el gobierno de Mubarak, situación que el analista consideró la más alejada por el grado “convulsión” que vive el país africano.
Finalmente, Perednik confirmó que el gobierno israelí suspendió la salida de los israelíes a Egipto y envió un avión a El Cairo para facilitar el regreso de los parientes de los principales diplomáticos y hombres de negocios.
GB

Bueno ya está! la mentira tiene patas cortas! Barack Hussein Obama y la cia estarían detrás de las revueltas en Egipto

Pero atención no hay que olvidarse de Hamas , Hizbollah y Teheran…

Por mi parte creo que Obama utilizó estas “revoluciones populares “para desestabilizar la región con países que tenían ciertos acuerdos de no agresión con Israel y presionar a esta nación para firmar de forma apresurada una paz momentánea y dehonrosa con el dictador de la llamada Autoridad Palestina. Un dictador es una persona que está en el Poder sin ser elegído y ese es el caso de Abbas

[UPDATED] OMG! Barack Hussein Obama secretly backed rebel leaders behind Egypt’s riots

The American Traitor-in-Chief secretly backed leading figures behind the Egyptian uprising who have been planning “regime change” for the past three years (corrijo lo de traidor ya que Obama no es americano sino africano)

Barack Obama es Jimmy Carter de nuevo. Lanzar un aliado fiable en el autobús que marcará el comienzo de la Hermandad Musulmana y los fundamentalistas islámicos al igual que los mulás de Irán. No olvides nunca, la Hermandad Musulmana ha asesinado a Anwar Sadat.No haga caso de las referencias aquí a un gobierno “democrático”.No hay nada sobre la democracia en los motivos de Obama.

UK TELEGRPAH

La Embajada Americana en El Cairo ayudó a un joven disidente a asistir a una cumbre patrocinada poror Estados Unidos para los activistas en Nueva York, mientras se trabaja para mantener en secreto su identidad Egyptian de kla policia estatal .

A su regreso a El Cairo en diciembre de 2008, el  activista dijo a USdiplomats que una alianza de grupos de la oposición ha elaborado un plan para derrocar al presidente Hosni Mubarak e instalar un democrático gobierno fundamentalista islámico en 2011.

Ya ha sido detenido por la seguridad de Egipto en relación con las manifestaciones y su identidad está protegida por el Daily Telegraph.

La crisis en Egipto sigue a la caída deTunisian presidente Zine al-Abedine Ben Ali, quien huyó del país tras las protestas generalizadas .

Las revelaciones, contenidas en fuentes diplomaticas secretas de los EE.UU. publicadas anteriormente por el WikiLeaks website, se muestran a los funcionarios estadounidenses presionando al gobierno de Egipto para liberar a otros disidentes que habían sido detenidos por la policía.

Mubarak, que enfrenta el mayor desafío a su autoridad en sus 31 años en el poder, ordenó al ejército salir  a las calles de El Cairo ayer tras los disturbios que estallaron a través de Egipto.

Al menos cinco personas murieron ayer en El Cairo solamente  y heridos 870, con varias heridas de bala. Mohamed ElBaradei, el líder pro-reforma y ganador del Premio Nobel de Paz, fue puesto bajo arresto domiciliario después de regresar a Egipto para unirse a los disidentes. Los disturbios también se llevaron a cabo en Suez, Alejandría y otras ciudades importantes en todo el país.

William Hague, Secretario de Relaciones Exteriores, urged the Egyptian government to heed the “legitimate demands of protesters”. Hillary Clinton, the US Secretary of State,dijo  “deeply concerned about the use of force” contra las protestas(es decir que el Estado quien es el único legítimo poseedor de la fuerza pública se la debe entregar indefenso a la turba, a ver que hace Hillary cuando le pase lo mismo en su esquina) .

El gobierno de EE.UU. siempre ha aparentado ser un  partidario del régimen del señor Mubarak. Pero los documentos filtrados muestran la medida en que los Estados Unidos estaba ofreciendo apoyo a los activistas “pro-democracia islamica” en Egipto, mientras que alababa  públicamente a Mubarak como un importante aliado en el Oriente Medio.

En un secreto despacho diplomático, enviado el 30 de diciembre de 2008, Margaret Scobey, el embajador de EE.UU. en El Cairo, dejó constancia de que grupos de la oposición habían  llamado supuestamente planes secretos para un “cambio de régimen” que tendrá lugar antes de las elecciones, previstas para septiembre de este año.(Eso es Democracia al estílo CIA)

La nota, que el Embajador Scobey envió al Secretario de Estado de EE.UU. en Washington DC, fue marcada como “confidencial” y se dirigió:April 6 activist on his US visit and regime change in Egypt.”

Se dijo que el activista afirmó que las  ”fuerzas de la oposición ” habían “acordado apoyar un plan escrito para la transición a una democracia parlamentaria, con la participación de una presidencia debilitada y un primer ministro habilitado y el parlamento, antes de las programadas elecciones presidenciales de 2011″. La fuente de la embajada dijo que el plan era “tan sensible que no puede ser escrito”.

El Embajador Scobey se preguntó si ese “poco realista” complot podía trabajar, o alguna vez existió siquiera. Sin embargo, los documentos muestran que el activista había sido abordado por los diplomáticos de EE.UU. y recibió un amplio apoyo para su campaña a favor de la democracia de los funcionarios en Washington. La embajada ayudó a la campaña asistir a una “cumbre” para los activistas de la juventud en Nueva York, que fue organizado por el Departamento de Estado de EE.UU..

Las protestas en Egipto están siendo impulsadas por el movimiento juvenil 6 de abril, un grupo en Facebook que ha atraído a jóvenes y educados miembros, principalmente frente a Mubarak. El grupo cuenta con unos 70.000 miembros y utiliza los sitios de redes sociales para organizar protestas e informar sobre sus actividades.


Egipto culpa a EE.UU. y el Departamento de Estado de fomentar la insurrección.

WND El gobierno egipcio presuntos elementos del actual levantamiento allí, en especial los aspectos políticos, se están coordinando con el Departamento de Estado de EE.UU.

Un diplomático egipcio de alto rango dijo a WND hoy queel régimen del presidente Hosni Mubarak sospecha de que  los EE.UU. han estado ayudando a la planificación de protesta por parte de Mohamed ElBaradei, quien es visto como uno de los principales líderes de la oposición en El Cairo.

ElBaradei, ex presidente de la Comision Internacional de Energía Atómica, se ha reinventado a sí mismo como un defensor de la “reforma” en Egipto. Él es un candidato para las elecciones presidenciales programadas este año.

ElBaradei llegó a El Cairo, después de que la semana pasada comenzaron las protestas y se informa que está confinado en su casa por las fuerzas Egyptiansecurity.

Es visto como un aliado de la Hermandad Musulmana, la principal fuerza de oposición en Egipto.

La Hermandad tiene por objeto difundir el Islam en todo el mundo, en gran parte por medios no violentos. Hamas y Al Qaeda son violentos vástagos Hermandad.

La semana pasada, ElBaradei, dio una entrevista a Der Spiegel, en  la defensa de la Hermandad.

“Debemos dejar de satanizar a los Hermanos Musulmanes. … [Ellos] no han cometido actos de violencia en cinco décadas. Ellos también quieren un cambio. Si queremos  la democracia y la libertad, tenemos que incluirles  en lugar de marginarles  ”, dijo.


Y ahora la CIA:

Islam-Kriesenherde:’USA und Großbritannien heizen Herrschaft des Pöbels in Ägypten an’ vermuten Webster Tarpley und russischer Autor (de Dolomitengeist)

Webster Tarpley: CIA fuels ‘mob rule’ in Arab world to change power

KOPP ONLINE:
WikiLeaks-Putsch in Tunesien: CIA propagiert Putsch-Tsunami im gesamten Mittelmeerraum

Die Nazis, die CIA und der Aufstieg der Muslimbruderschaft im Westen

Update:
Dossier Arabische Welt in Aufruhr

Islam-Kriesenherde:’USA und Großbritannien heizen Herrschaft des Pöbels in Ägypten an’ vermuten Webster Tarpley und russischer Autor

Geheimdienst-Vizechef wird Vizepräsident

Por primera vez en sus años de gobierno Murbarak desde 1981, nombra un vicepresidente y es el Presidente del poderoso Servicio Secreto de Egípto , Omar Suleiman, (en otras palabras en caso de ausentarse en un viaje de compras a Londres), ya cuenta con un suplente .

InfoboxOmar Suleiman -Agente Secreto con experiencia militar  

Fué  General, en ambas guerra de Medio Oriente  1967  y 1973 contra  Israel .

Este General quien tambien estudió Ciencias políticas medio muchas veces entre Palestina e Israel

(Bueno les presento a la “Madre del Borrego” Se trata nada mas y nada menos de que Obama quiere presionar a Israel antes de perder suu reelección en la Casa Blanca) 

(AP)Israel schweigt zu Protesten in Ägypten

Israel  calla ante la ola de protestas en Egípto. Enb el gobierno hay intranquilidad, las protestas se podrían extender hasta Jordania.

Repubblica escribe “Egípto en llamas ”  y muchos   Videos. Según Repubblica la familia del Presidente ya se ha trasladado a Londres .
(La famiglia del leader sarebbe fuggita a Londra.) Ver los vídeos aquí: Dossier Arabische Welt in Aufruhr

A buen puerto pobrecitos…

¡¡¡No hay frontera Egipto-Gaza!!!

stratfor -La policia egipcia no realiza ya patrullas a lo largo de  Rafah-frontera con Gaza-los terroristas de Hamas están entrando en Egipto y trabajan con los Hermanos Musulmanes.

 

Esta entrada fue tomada de nueva Europa-nueva Eurabia