Hassan Nasrallah este Sábado, 23 de mayo, llamó a su movimiento chiíta libanés Hezbolá a la acción, ya que “nos enfrentamos a una crisis existencial” por la creciente beligerancia del Estado islámicode Irak y el Levante. Su segundo, el jeque Naim Qssem, sonaba aún más desesperado: “El Medio Oriente está en riesgo de partirse” en una guerra sin final a la vista, dijo. “Se suspenden las soluciones para Siria. Ahora tenemos que ver lo que sucede en Irak“.

El precio que el proxy libanés de Irán ha pagado por luchar junto al ejército de Bashar Assad durante cuatro años es cruel: Unos 1.000 muertos y muchas veces ese número de heridos. Sus líderes ya entendieron que su sacrificio fue en vano. ISIS ha traído la guerra civil siria a un nuevo callejón sin salida.

Esta semana, un niño de 15 años de edad fue elogiado por los líderes de Hezbollah por llevar a cabo su “deber yihadista” en Siria.

Es evidente que, para su último lanzamiento en Siria, el grupo, que se queda sin combatientes adultos, está llamando a chicos mas jóvenes para reforzar a los 7.000 que luchan allí.

El presidente sirio Bashar Assad no está en mejor forma. También él se ha quedado peligrosamente corto de mano de obra para los nuevos enfrentamientos. Incluso su propia comunidad alauita le ha defraudado. Apenas una décima parte de los 1,8 millones de alauitas han permanecido en Siria. Su tasa de natalidad es baja y los que se quedaron están ocultando a sus hijos jóvenes para mantenerlos lejos de ser enviados al frente de batalla.

Assad tampoco cuenta con la minoría drusa de Siria para luchar por su régimen, al igual que Nasrallah de Hezbolá fue rechazado cuando él trató de movilizar al ejército libanés para su causa. Esto ha dejado a Hezbolá y al gobernante sirio solo en el campo de batalla con la disminución de la fuerza contra dos enemigos rivales: ISIS y la radical coalición de la oposición siria que se autodenomina Jaish al-Fatah – el Ejército de la Conquista – la cual está encabezada por el Frente Al-Nusra de Al Qaeda y respaldados para derrocar a Assad por Arabia Saudita, Qatar y Turquía.
Nasrallah trató de pintar un cuadro valiente de la movilización completa para expandir la guerra a todas las partes de Siria. Sin embargo, el domingo 24 de mayo un asesor clave de Assad admitió que su régimen y sus aliados estaban siendo obligados a reagruparse.

Sus fuerzas se retiraban del esfuerzo para sacar a los islamistas de la tierra que han conquistado – cerca de tres cuartas partes del territorio sirio – y concentrarse en la defensa de las ciudades, Damasco, Homs y Latakia, el hogar de la mayor parte de la población, así como la carretera estratégica de Damasco a la costa y Beirut. Hezbolá tenía que reforzar la frontera libanesa contra un acceso hostil.

Pero las ciudades sirias, la frontera libanesa y la carretera están aún bajo amenaza – de las fuerzas rebeldes sirias.

El ejército iraquí, por su parte, ha sido prácticamente eliminado, junto con los muchos miles de millones de dólares de los EE.UU. dedicados a su y a armarlos. Ya no hay ninguna fuerza militar en Irak, ya sea suní o chií, capaz de enfrentar a ISIS y aflojar su control sobre las regiones central y occidental.

El ejército peshmerga kurdo, a quien el presidente Barack negó proporcionar armamento para combatir a los islamistas, ha perdido fuelle. Una nueva ofensiva expondría a las dos ciudades principales de la semi-autónoma república kurda – la capital Irbil y la ciudad petrolera de Kirkuk – a las depredaciones de los beligerantes islamistas.

Un análisis rápido de los recursos chiítas revela que en el espacio entre el río Jordán, el Éufrates y el Tigris, Irán ordena la única fuerza que sigue intacta en Irak – es decir, las milicias chiíes iraquíes, afganos y pakistaníes, que están entrenados y armados por la Guardia Revolucionaria.

Esta última fuerza de combate restante se enfrenta a su prueba de fuego en la batalla en curso para recuperar Baiji, la ciudad de la principal refinería de petróleo de Irak. Por primera vez, las tropas iraníes están luchando en Irak, no sólo sus sustitutos, pero en la campaña de Baiji han logrado pocos avances en tres semanas de combate. Todo lo que han logrado hacer es abrirse paso hacia los 100 soldados iraquíes varados en la ciudad, pero la fuerza de combate de ISIS todavía no desaloja la refinería.

La administración de Obama ya no puede pretender que las milicias chiíes pro-iraníes son la panacea para el peligro de ISIS. Como Assad, Teherán también está siendo forzado a reagruparse. Está abandonando el esfuerzo de desarraigar a los islamistas de Irak central y occidental y reune a todos sus activos militares chiíes, como la Brigada Badr, para defender el sur chiíta – las ciudades santuario de Najef y Karbala, Babil (antigua Babilonia) y Qadisiya – así como la plantación de un obstáculo en el camino de los islamistas a los mayores campos de petróleo de Irak y el único puerto de Basora.

Las milicias chiíes traídas por Teherán de Pakistán y Afganistán han demostrado en Siria e Irak por igual que no son ni capaces ni dispuestas a saltar a cualquier campo de batalla.

El resultado de este análisis somero es que ni un solo ejército competente es capaz de lanzar una guerra contra ISIS en el corazón de Oriente Medio – en el espacio entre los 1000 kilometros de largo del Jordán y el Éufrates y el Tigris al este, o entre Ramadi y la capital saudí de Riad al sur.

Para el domingo, 24 de mayo, esta percepción se había filtrado a través de Occidente. El secretario de Defensa estadounidense Ashton Carter, comentó: “Lo que aparentemente sucedió fue que las fuerzas iraquíes simplemente no mostraron voluntad de luchar.” El ex jefe del Ejército británico Lord Dannatt fue más a la tierra. Ya que la campaña de la fuerza aérea de la coalición no había logrado detener el avance de ISIS, dijo que “ya era hora de pensar en lo impensable” y enviar a 5.000 tropas terrestres para combatir a los islamistas en Siria e Irak.

Al día siguiente, lunes, Teherán señaló con el dedo que la culpa de las últimas debacles en Iraq es de Washington. El Jefe de las Brigadas Al Qods, el General Qassem Soleimani fue citado por el portavoz informativo en inglés de la Guardia Revolucionaria diciendo: “Estados Unidos no hizo absolutamente nada para detener el avance de los extremistas en Ramadi.”

Fuente: Debkafile

Traducción al español: La próxima guerra

Un avión F-16 de la fuerza aérea israelí

Los aviones de Israel podrían haber bombardeado el territorio yemení para Arabia Saudí, señala un informe.

Las imágenes de una explosión supuestamente registrada el pasado 20 de mayo en Yemen muestran, según los expertos en armas nucleares, con probabilidad muy alta, un ataque con bomba de neutrones que sólo podría haber sido realizado por las fuerzas aéreas de Israel, informó el portal independienteVeteranstoday.

La fuente ha publicado los resultados del análisis que fue realizado por el exinspector del Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), Jeff Smith, y Gordon Duff, un veterano de combate de la Marina estadounidense.

Según el análisis:

1-      Las imágenes del vídeo demuestran que la bomba utilizada en Saná, la capital de Yemen, no es una bomba de 2000 libras convencional sino que es mucho más grande.

2-      En todo caso, el MOAB (The Mother of All Bombs, madre de todas las bombas) es muy grande, superior a las 4000 libras. El Peso máximo de un avión F-15/16 es de aproximadamente 2000 libras de carga útil por soporte de bomba, haciendo que el despliegue del MOAB sea imposible.

3-      Según el tamaño, el color, el efecto de un rayo y la duración de la bola de fuego que se suspenden en el aire y la gran nube de hongo, la bomba parece ser una pequeña bomba de neutrones. Y las imágenes tomadas por las cámaras muestran que la foto tiene destellos de píxeles blancos, y eso es señal de una bomba de neutrones.

4-      Es muy probable que el bombardeo ha sido efectuado por un avión israelí tipo F-16 que fue pintado con el color de los aviones saudíes.

5-      Este es ahora el segundo uso conocido de armas nucleares en Yemen por Arabia Saudí y sus aliados.

Por último aseguraron que Arabia Saudí no tiene aviones tipo F-16, y la aeronave que realizó el ataque en la localidad de Yabal Naqum, en la capital, fue un F-16, que Israel posee.

Cabe señalar que desde el inicio de la agresión saudí a Yemen, Israel ha proporcionado servicios de inteligencia a Arabia Saudí, además el primer ministro israelí, Benyamin Netanyahu,  expresó su apoyo a tal ofensiva militar.

No es la primera vez que Arabia Saudí lanza bombas poderosas en Yemen, el pasado 25 de abril, Riad empleó la bomba llamada MOAB, considerada el arma no nuclear más poderosa del mundo, en un ataque contra Yemen.

Además el régimen saudí reconoció haber utilizado bombas de racimo durante su ofensiva contra Yemen.


Una bomba de racimo.

 

El 26 de marzo, Arabia Saudí comenzó una ofensiva aérea contra Yemen sin el aval de las Naciones Unidas, pero con la luz verde de EE. UU., en un intento por restaurar en el poder al fugitivo expresidente Abdu Rabu Mansur Hadi, un fiel aliado de Riad. Unas 4000 personas han perdido la vida y más de 6000 han resultado heridas durante la campaña militar saudí.

Fuente: HispanTV

Extremistas islámicos en Bélgica han amenazado públicamente con matar al alcalde de la ciudad belga de Amberes, Bart De Wever, si no se convierte al Islam, informó el lunes la prensa local. Se prevé que Bruselas se convertirá en una ciudad de mayoría musulmana dentro de 10 – 15 años.

Bart De Wever

Sputnik Noticias  (vía TROP )  Un signo escrito en las amenazas indicando que están en contra de los franceses y también de Wever, que también es el jefe del partido político nacionalista de la Nueva Alianza Flamenca, fue colocado en una de las principales plazas de Amberes. Los expertos están evaluando actualmente la gravedad de la acción y el mensaje.

Sharia4Belgium-1

“Yo siempre advertí que no vamos a deshacernos de la amenaza de los extremistas islámicos en el futuro cercano. Esto fue ignorado durante años. Esta herida se hizo evidente ahora con [los acontecimientos actuales en] Siria y se agravarán durante mucho tiempo antes de que podamos deshacernos de ella “, dijo De Wever.

Bélgica-ciudades-consejo-elecciones-tienen-todo-musulmanes-candidatos-16-1.10.2012-e13600014097331

A lo largo de su carrera política, De Wever ha recibido en varias ocasiones amenazas. El gobierno belga le ha proporcionado con guardias de seguridad a expensas del Estado.

Bélgica-imran

A la luz de avance del grupo terrorista Estado Islámico (ISIL) en Oriente Medio y una serie de ataques terroristas de inspiración de ISIL en Europa, la Unión Europea actualmente ha visto un aumento en el sentimiento anti-islamización.

Según estadísticas del Ministerio del Interior de Bélgica de septiembre del 2011, entre 300 y 350 belgas han ido a luchar junto al ISIL en Irak y Siria desde 2012.

No es extraño que yihadistas del Estado Islámico (ISIS) estén caminando por todos lados con poca resistencia, o mas bien sin ninguna resistencia.

Pero Barack Hussein Obama dice que “Estados Unidos no está perdiendo la guerra contra el ISIS.” ( Por supuesto, que no la estamos perdiendo, porque realmente no estamos peleando contra ISIS, sino apoyándolo y financiándolo )

Por José Luis Sánchez |

Emulando a sus correligionarios de Oriente Medio, en España también se ha declarado la guerra entre sunnitas y chiítas.

Para saber a qué y quiénes nos atenemos, estos son los bandos en lucha y sus representantes más encarnizados:

00

1.- Del bando sunní, nos encontramos a Mohamed Said Alilech, presidente de la Asociación Jóvenes Musulmanes de España, imám de la mezquita de Fuenlabrada, Madrid, y uno de los doctrinológicos oficiales del canal de televisión wahabita-saudí, Córdoba Internacional, con sede en San Sebastián de los Reyes, Madrid.

Su segundo al mando, es Hisham Mohamad, compañero de doctrina islamista en el mismo canal wahabí.

00

2.- Del bando chiíta, nos encontramos a Yusuf Fernández, presidente de la Federación de Musulmanes Españoles, colaborador del grupo periodístico libanés Al Manar y últimamente, responsable de Relaciones Públicas de la “Fundación Chiíta Alulbeyt” ubicada recientemente en Carabanchel, Madrid, y causa de la declaración de guerra entre ambos bandos islamistas.

00

También podemos encontrarnos, aunque últimamente más callado, por si cae algo en las elecciones autonómicas madrileñas, a Raul (Yahfar) González Bornez, ayatolah chiíta y cabeza visible del Círculo Podemos Musulmanes, impuesto por la embajada de Irán, a pesar de tener en contra un tanto por ciento muy alto de los integrantes del partido de Pablo Iglesias.

A través de la Asociación “Jóvenes Musulmanes de España”, la campaña en contra del nuevo centro chiíta va in crescendo. Recientemente, Said Alilech, en una conferencia dictada en Portugalete, lugar de predominancia de la corriente islamista Ahl wa al Ishan (Justicia y Caridad, ilegal en Marruecos), junto con Hajar Samadi, hija de un conocido líder de la secta tabligh en Eibar, y presidenta de la fantasmagórica Asociación Bidaya, se ratificaron en esta escalada.

00

El casus bellum ha sido la reciente apertura del primer centro chií de Madrid en un antiguo colegio de Carabanchel para, según el bando sunnita, “adoctrinar a los hijos de los musulmanes en la zona (sobre todo de origen marroquí) e inculcarles las bases del chiísmo”.

En palabras de Said Alilech: “Demográficamente, los musulmanes en España son y han sido sunníes en su práctica totalidad. Tampoco se puede decir que el chiísmo cuenta con un notorio arraigo ya que históricamente el Islam andalusí siempre fue sunní.

Por lo tanto, la apertura de centros islámicos como este es una intentona de difundir una corriente religiosa ajena a la gran mayoría de la población musulmana de España.

Tenemos que saber quién es quién y ser conscientes de que detrás de centros como este existen intenciones expansionistas apoyadas por Irán que quiere ganar influencias en el mundo instrumentalizando su doctrina chiita”.

Y continúa: “Nuestros hijos son una responsabilidad y nunca debemos dejarlos en manos de personas que les inculquen valores y enseñanzas equivocadas que pueden crear conflictos familiares, sociales e identitarios en un futuro no muy lejano.Y EL QUE AVISA NO ES TRAIDOR!!!”.

Finalizando de esta forma: “Si alguno de los hermanos tiene contacto con las mezquitas del barrio (de Carabanchel), desde la Asociación “Jóvenes Musulmanes de España”, estamos dispuestos a organizar charlas de concienciación para informar a la gente de la realidad oculta de esta iniciativa que conlleva para la identidad de sus hijos”.

También Hisham Mohamed, segundo al mando, se ratifica tanto en su “página oficial” de una conocida red social, como a través del canal Córdoba Internacional, de la misma forma:

“Los que hablamos en contra de estas instituciones tenemos todo el derecho del mundo para hacerlo. Y ello, puesto de los representantes de Alul Beyt en España MIENTEN al decir que su institución busca difundir “la cultura árabe e islámica” en España. Primero, lo único que intentan difundir es el chiismo, segundo, ni ellos ni los persas con turbantes negros que invitan desde Irán hablan árabe. Usan como escudo ese EUFEMISMO de “la cultura árabe e islámica” para camuflar lo que realmente pretenden”.

Como se ve, una de las razones principales del enfrentamiento con los chiítas, es que estos no hablan árabe, grave pecado donde los haya.

Por su parte, Yusuf Fernández, responsable de Relaciones Públicas del Centro Chií madrileño, contraatacaba con un artículo titulado “”Musulmanes Españoles Expresan su Apoyo a Assad”, al que los representantes sunnitas tacharon de “iluminado”.

En resumen.

España ya era campo de batalla entre las ramas magrebíes pro y anti Mohamed VI. No contentos con esto, dan un peligroso salto al frente, y arman todo lo que pueden armar en la lucha islamista sunní-chiísmo, cogiendo en mitad de su guerra a más de cuarenta millones de españoles a los cuales nos importa un rábano sus carencias y defectos, ya que virtudes, no tienen ninguna.

Esperemos que las autoridades españolas cumplan con su obligación, y llamen al orden. Ya sabemos cómo las gastan estos indeseables en Siria, Iraq, Libia y otros países, para que ahora España sea la siguiente en la lista.

Fuente: Minuto Digital

Estado Islámico

Por Max Boot

¿Que el Estado Islámico está actuando a la defensiva y a punto de perder? De hacer caso a los mandos militares estadounidenses, la respuesta sería que sí. El pasado día 15, mientras caía Ramadi, el general de brigada del Cuerpo de Marines Thomas D. Weidley, Jefe del Estado Mayor de la Fuerza de Acción Combinada de la Operación Resolución Inherente, y el coronel Steve Warren, director de la Oficina de Prensa, ofrecieron una rueda de prensa surrealista. El general Weidley afirmó:

Creemos firmemente que el Daesh [el Estado Islámico] está actuando a la defensiva en todo Irak y Siria (…) Según el análisis de la Fuerza de Acción Combinada, los iraquíes, con el apoyo de la coalición, están realizando sólidos avances.

Por desgracia, el único avance que están haciendo las tropas iraquíes es en rápida retirada ante la ofensiva del Estado Islámico, que le ha llevado a tomar no sólo Mosul y Faluya, sino Ramadi, capital de la provincia de Anbar.

Si atendemos al general Martin Dempsey, jefe del Estado Mayor Conjunto, Ramadi no importa. Hace un mes le dijo a la prensa que dicha localidad “no es simbólica en absoluto. (…) Preferiría con mucho que Ramadi no cayera, pero, de hacerlo, no supondría el fin de una campaña”. En el mundo real, la capital de Anbar sí que importa y su caída indica que la Operación Resolución Inherente, que es el nombre que recibe la campaña estadounidense contra el EI, está fracasando.

Pero en vez de afrontar esta cruda realidad, los mandos militares prefieren dedicarse a urdir absurdas patrañas propagandísticas que, por desgracia, recuerdan a las de sus predecesores mientras se perdía la guerra de Irak entre 2003 y 2006. ¿Quién puede olvidar las declaraciones del general George Casey, comandante de las fuerzas estadounidenses en Irak, mientras la situación se salía de control? Por ejemplo, el 19 de marzo de 2006 el general dijo:

En 15 de las 18 provincias hay un máximo de 6 incidentes violentos al día, y no se trata sólo de violencia sectaria, sino de todo tipo. (…) Así que el país no está sumido en la violencia sectaria. (…) Confío bastante en que lo que estamos haciendo aquí en Irak tendrá éxito. (…) Aquí aún queda mucho trabajo duro por hacer. Pero soy optimista y creo que, al final, lo lograremos.

Estas declaraciones se realizaron apenas un mes después del atentado de la mezquita de Samarra, momento en el que Irak se precipitó en el abismo de la guerra civil total. Pero hasta cuando la violencia escapaba fuera de control, Casey sostenía alegremente que todas las tropas estadounidenses podrían retirarse en 18 meses y los iraquíes podrían hacerse cargo de su propia seguridad.

Visto desde ahora, semejante optimismo parece ridículo, salvo porque estamos escuchando unas declaraciones igual de absurdas por parte de los altos mandos militares. Al afirmar que todo va bien, los mandos son culpables de negligencia en el cumplimiento del deber, que era el título de un bestseller sobre el Estado Mayor de la época de la guerra de Vietnam, escrito por el ahora teniente general H. R. McMaster, en el que acusaba a todos aquellos generales de no cumplir con su deber al no hablar del fracaso de la estrategia estadounidense en Vietnam. Hoy, otra generación de generales guarda parecido silencio mientras Estados Unidos pierde otra guerra.

Entiendo por qué el presidente Obama se niega a tomar medidas que puedan impedir el desastroso curso que está siguiendo la campaña bélica en Irak: no quiere verse arrastrado a otra guerra, aunque eso suponga ceder buena parte de Oriente Medio a los fanáticos chiíes y suníes. Pero, ¿por qué los generales hacen posible que tome unas decisiones tan discutibles fingiendo que con las acciones actuales se está avanzando, cuando no es así? De acuerdo, los generales dependen del comandante en jefe, pero también tienen una responsabilidad frente a la Constitución y a las personas bajo su mando: ser sinceros con el público y, especialmente, con el Congreso respecto a lo que está sucediendo en realidad. Como poco, es una vergüenza que ningún militar en activo esté dispuesto a admitir lo evidente: que estamos perdiendo frente al Estado Islámico, no ganando.

Fuente: elmedio

Edwin: ¿A quien quieren engañar con esta farsa?. Los van a sacar de Ramadi para que atraviesen a Libia a través de la frontera turca para que terminen su misión, la cual es asesinar a Bashar Al Assad.

Las autoridades iraquíes negaron que el país haya sido incapaz de combatir y de mostrar voluntad para vencer a los terroristas del Estado Islámico. EEUU había dicho que se podría haber evitado la derrota en la ciudad


Crédito: AFP

El primer ministro de Irak, Haider al Abadi, respondió hoy las críticas hechas por el secretario estadounidense de Defensa, Ashton Carter, quien afirmó que la caída de Ramadi el 17 de mayo, la peor derrota que ha sufrido el gobierno de Bagdad en cerca de un año en manos del Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés), podría haberse evitado.

“Tenemos un problema con la voluntad de los iraquíes de luchar contra el ISIS y defenderse”, dijo el domingo Carter a la cadena CNN. Las fuerzas iraquíes no estaban en inferioridad numérica pues “sobrepasaban ampliamente a las fuerzas de sus enemigos”, sin embargo, “fueron incapaces al combatir y se retiraron de la zona”, remarcó el funcionario estadounidense.

“Me sorprende que haya dicho eso. Quiero decir, que él ha sido un gran apoyo para Irak. Estoy seguro de que contaba con la información imprecisa”, sostuvo Abadi a la cadena británica BBC. Washington ha sido uno de los aliados clave en la guerra emprendida por las autoridades iraquíes el año pasado para recuperar los territorios conquistados por el ISIS.

Tras meses de bombardeos y de despliegue de asesores para reformar y entrenar a las fuerzas de seguridad iraquíes, la estrategia parece haber fracasado frente a las agresivas tácticas del grupo. “Mi corazón sangra porque perdimos Ramadi, pero yo puedo asegurar que la recuperaremos pronto”, dijo el primer ministro.

Por su parte, el vicepresidente estadounidense Joe Biden intentó hoy poner fin a la incómoda situación. La Casa Blanca dijo que Biden llamó a Abad y “reconoció el enorme sacrificio y valentía de las fuerzas iraquíes en los últimos 18 meses en Ramadi y otras partes”. Además, reafirmó “el apoyo de Estados Unidos a la lucha del gobierno iraquí”.

La caída de Ramadi, punto clave de la provincia de Al Anbar, situada a un centenar de kilómetros al oeste de Bagdad, genera dudas no solo sobre la estrategia del gobierno de Abadi, sino también sobre el plan de la coalición internacional.

El gobierno iraquí admitió que hubo errores y prometió investigar la caótica retirada de sus tropas. Pero los más de 3.000 bombardeos de la coalición liderada por Estados Unidos tampoco impidieron que el ISIS reforzara su presencia en la zona entre Irak y Siria donde declaró un califato.

En Siria, la aviación siria bombardeó este lunes intensamente la ciudad de Palmira, conquistada por el EI el pasado jueves, y sus alrededores. Según una fuente militar, el ejército atacó “más de 160 objetivos” de los yihadistas en la localidad.

Los bombardeos no frenaron, no obstante, el avance del ISIS hacia Damasco y se apoderara de las minas de fosfato de Khnaifess, las segundas más importantes del país, a 70 kilómetros al sur de Palmira, dijo la ONG Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Fuente: Infobae